fbpx
familias fabulosas

FAMILIAS FABULOSAS: DIVERSIDAD, AMOR Y OTROS CONFLICTOS

Bienestar La realidad Padres Para leer

Hace pocas semanas aterrizó en nuestras librerías Familias Fabulosas, un proyecto que refleja la ilusión y el deseo de los italianos Francesco Maddaloni y Guido Raddaelli por ser padres. Y tenemos que decir que, entre la redacción, hubo múltiples lecturas. Voy a poner un ejemplo: mis hijos empezaron a leer el libro y, al encontrarse con la historia de la oveja Mirtilla, abandonada por sus padres al nacer por tener manchas negras y acogida por un dálmata, en vez de aplaudir la generosidad del dálmata, se pusieron muy tristes porque los padres biológicos de Mirtilla la habían abandonado por ser diferente. Tampoco fue fácil explicarles la historia de los flamencos Carlos y Fernando. Enamorados entre ellos, formaron un nido. A su lado, otra pareja de flamencos, Lolo y Marisol, anidan igualmente. Carlos y Fernando esperan ver aparecer un huevo que no llega. Y Lolo y Marisol incuban dos huevos. Ante la tristeza de Carlos y Fernando por no ver aparecer un huevo en su nido, Lolo y Marisol les regalan uno de los dos. Y donde unos ven la generosidad de Lolo y Marisol a dar uno de sus huevos a Carlos y Fernando, que nunca podrán tenerlos por ellos mismos, mis hijos preguntaron por qué Lolo y Marisol estaban felices por dejar de tener un hijo…

Lecturas sobre los escritos hay muchas y supongo que cada una de ellas está marcada y filtrada por nuestros intereses, nuestras críticas y nuestras vivencias. Supongo, también, que habrá criaturas que hagan lecturas menos profundas de las fábulas. En nuestra casa no ha pasado eso.  Pero también han entendido el mensaje primario: que el amor salva obstáculos, que las familias son diversas. Lo demás, se lo explicaré cuando llegue el momento.

Francesco y Guido lanzaron un crowdfunding en la plataforma Kickstarterque superó con creces sus expectativas. El resultado: siete cuentos ilustrados por ilustradores de diferentes países y el apoyo de familiares, grupos de madres, psicólogos infantiles y maestras. Cuando Francesco y Guido comenzaron el proceso de creación de Familias Fabulosas se encontraban inmersos en un proceso de adopción con el que querían hacer realidad su deseo de ser padres. Pero las trabas de Italia a la adopción por parte de parejas homosexuales les hicieron desistir del proceso y, finalmente, optaron por la gestación subrogada. En estos días cuidan de su hijo Leonardo, de pocos meses.

Les entrevistamos para conocer el proceso de creación de su libro, su opinión sobre la gestación subrogada y las primeras impresiones acerca de su recién estrenada paternidad.

¿Cuál es el germen de Familias Fabulosas? ¿Con qué objetivo lo escribisteis?

Familias fabulosas nació del deseo de convertirnos en padres. Nos preguntamos: ¿cómo le explicaremos a nuestro bebé desde una edad temprana que nuestra familia es diferente que la demás, pero igual de maravillosa? De repente nos dimos cuenta de que muchos padres se encontraban en esta misma situación, porque hoy las familias se dan en formas, tamaños y colores distintos. Pensamos que un libro podría ayudarnos a explicarlo, pero nos costaba encontrar uno que representara el espectro de familias tan diversas que nosotros teníamos en mente, sin llegar a ser demasiado didáctico. Queríamos que nuestro hijo creciera con historias tan bonitas y románticas como los cuentos de hadas con los que nosotros crecimos.

¡Entonces decidimos escribirlo nosotros mismos!

¿Dónde habéis encontrado las historias en las que os inspiráis para escribir este conjunto de cuentos? ¿Tenéis alguna historia predilecta, entre las que habéis incluido?

Creemos que ser fabuloso es algo natural, por eso todas nuestras historias están inspiradas en hechos y casos reales que han tenido lugar en el mundo animal. Los primeros llegaron a nosotros de casualidad mientras leíamos las noticias o mirábamos nuestros feeds de Instagram. Y todas esas historias nos llevaron a otras y, de repente, nos encontramos con tanto material que tuvimos que decidir que historias dejábamos fuera. Amamos todos los cuentos sin distinción, pero tenemos especial cariño a la historia de Mirtilla, la dulce corderita con manchas en su pelaje a la que adopta una dálmata después de que su familia biológica la rechace por su apariencia.

Si no me equivoco, comenzasteis un proceso de adopción que se truncó. ¿Cómo habéis conseguido, finalmente, formar vuestra deseada familia?

En Italia, la adopción todavía no es una opción para las parejas del mismo sexo, solteras o sin casar. Nuestro bebé nació por gestación subrogada en los Estados Unidos gracias a Chelsey.

¿Cómo son estos primeros momentos de vuestra paternidad?

Alegres y al mismo tiempo aterradores, despreocupados pero intensos, llenos de preguntas pero informados, básicamente todo y su opuesto… Tuvimos que reajustar todas nuestras rutinas diarias (y nocturnas) al horario de nuestro bebé, reconsiderar la idea de “tiempo libre” y “espacio personal”.

En algunos momentos es todo un reto, pero no hay nada que se compare al sonido de su risa y su sonrisa cuando está contento.

¿Cuál es vuestra postura acerca de la gestación subrogada?

Ser capaz de regalarle el milagro de la vida a alguien que no lo tiene es algo tremendamente poderoso. La forma en la que lo haces es lo que marca la diferencia. De la misma manera que cualquier embarazo, este lleva su tiempo, fe en que todo saldrá bien, y un respeto enorme por todas las personas involucradas. Pero en nuestra experiencia, esta travesía no solo fue muy positiva, sino sumamente sorprendente. Creó un vínculo especial entre nosotros y nuestra increíble portadora Chelsey (que no es la donante de óvulos y que genéticamente no está relacionada con nuestro hijo), pero también con su esposo, sus maravillosos hijos y toda su familia, con quienes hablamos todas las semanas. Cuando nuestro hijo tenga la edad suficiente, le volveremos a llevar para que se conozcan y se reúnan de nuevo. Queremos que sepa el gran regalo que ella le ha dado a nuestra familia y mostrarle cuánto amor lo rodeaba cuando llegó a este mundo.

¿Está la población italiana por delante de sus políticos en materia de aceptación de las diferentes formas de familia y crianza existentes? ¿Qué obstáculos encontráis habitualmente?

¡Definitivamente! Cuando caminas cerca de la salida de cualquier colegio en Italia, ves familias de todos los tipos. Para empezar, familias con diferentes orígenes raciales, familias monoparentales o con padres del mismo sexo, familias cuyos padres están divorciados y no viven bajo el mismo techo, pero que siguen queriéndose. Y aún así, la ley italiana parece abordar únicamente las necesidades de una minoría: parejas casadas de diferente sexo. Si no perteneces a este grupo, no tienes derecho a formar una familia de ninguna manera, independientemente de tu capacidad para criar a un niño de la mejor manera posible. Y, sin embargo, nadie comprueba las capacidades cognitivas, afectivas o parentales de alguien antes de permitirle concebir un hijo. Es como decir que mientras tengan pene y vagina, no tendrán ningún problema como padres…

Como padres del mismo sexo, nos enfrentamos a todo tipo de problemas burocráticos, desde registrar a nuestro hijo como ciudadano italiano (tener dos padres no es una opción), hasta obtener un permiso por paternidad, el cual se otorga automáticamente a la madre… Ojalá pudiéramos decir que las cosas están avanzando en una dirección diferente, pero no es así. Los políticos italianos están demasiado ocupados tratando de complacer la idea propia que tienen de nuestra sociedad como para echar un vistazo por la ventana y darse cuenta de que, mientras tanto, esta ha cambiado bastante.

¿QUIERES SABER MÁS?

X

FAMILIAS FABULOSAS, FRANCESCO MADDALONI Y GUIDO RADAELLI

Hay familias de todo tipo, tamaño y forma… Y algunas son tan fabulosas que sería imposible no explicar su historia. Familias fabulosas narra las sorprendentes aventuras de siete familias animales verdaderamente especiales, todas inspiradas en hechos que han ocurrido realmente en la naturaleza.

Nosotros simplemente las hemos recogido, las hemos endulzado un poco y hemos añadido mucho color para que los niños pudieran concentrarse en su mensaje: que cada familia es una familia, más allá del número de padres y madres que tenga, de su raza o de su género.

Si tú también eres de los que crees que el amor es todo lo que se necesita para crear una familia, ¡este libro es para ti!

Francesco & Guido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *