PANELLETS CON SABOR A RECUERDOS

En casa Estilo Gastro Planes

Con la imperfección propia de la vida y de la maternidad, llegamos un poco tarde a publicar esta receta, lo sabemos. Este dulce debía estar en nuestros postres hace diez días, una semana. Pero la actualidad nos arrolló y no pudimos publicarla en su momento. Para lo que sí tuvimos tiempo fue para probarlos… y aquí nos tenéis, haciéndolos gracias a la receta de nuestra amiga Cristina Miguel que, además de la receta, comparte con nosotras estos recuerdos:

Los panellets son unos dulces típicos de Catalunya para la Castanyada (el día de Todos los Santos), aunque durante todo el mes de octubre se pueden ver ya en los escaparates de las pastelerías.

Cuando Halloween solo existía en las películas, la castañera venía al colegio y nos repartía castañas asadas y panellets. Estoy convencida de que mi fobia a las castañas proviene precisamente de ese momento en el que, con siete años, estás a punto de comerte una castaña en clase y, voilà, se asoma por ahí un gusano. Los años 80 eran otros tiempos, todo era muy natural…

Más tarde, con la adolescencia, la castañada pasaba a convertirse en una fiesta de noche con amigos (mejor si era en alguna masía) y por allí, entre otras cosas, también aparecían los panellets.

En mi familia siempre se ha comido muy bien, aunque hay que reconocer que no somos muy de dulce. Sin embargo, nunca faltaron los panellets, que desde pequeños empezamos a hacer mis hermanos y yo en casa.

Al llegar a Madrid hace 20 años dejé de comerlos pero, sobre todo, dejé de hacerlos. El caso es que cuando tuve a mis hijas me entró como un arrebato por transmitirles algunas tradiciones propias, especialmente aquellas que tienen que ver con lo gastronómico (que, sin duda, son las que más me motivan) Así que, desde que recuerdan, en estas fechas de otoño siempre hay panellets.

He de reconocer que en realidad, para mí, lo más importante es que ese olor en mi casa es como un billete de ida y vuelta a mis tardes de infancia, sin prisas, y a esos suaves otoños que una añora cada vez más de la vida frente al Mediterráneo. Bon profit!

La receta es sencilla, no tiene grandes secretos, y permite mil variantes (como se dice con los cocidos, tantas como casas) Aquí os dejo la mía, una adaptación libre después de algunos años de pruebas.

Ingredientes:

Para la masa (unos 50 pequeños):

500 gr de almendra molida

400 gr de azúcar

200 gr de patata o boniato

Ralladura de limón

Opciones para decorar:

Piñones

Almendras crudas

Cacao en polvo

Azúcar glas

1 huevo

 

Instrucciones:

Lo primero es preparar la masa mezclando la almendra molida, el azúcar, la patata o boniato cocido y la ralladura de limón.

Dejaremos reposar la masa fuera de la nevera unas horas, o mejor hasta el día siguiente, cubierta con un trapo.

El siguiente paso será formar bolitas. Este es, desde luego, el momento preferido de mis hijas, que dejan volar su imaginación y crean panellets de las formas más curiosas y divertidas.

A partir de este momento, a gusto del consumidor:

De piñones: bate el huevo en un bol y en otro, pon los piñones. Se trata de pasar las bolitas por el huevo e ir colocando concienzudamente los piñones hasta cubrir su superficie. Luego píntalos con el huevo sobrante.

De chocolate: Otra opción que hacemos en casa es reservar un poco de masa y añadirle cacao en polvo, para así conseguir unos panellets con sabor a chocolate.

También se pueden decorar colocándoles una almendra en el centro o cubriéndolos con azúcar glas.

Hornea los panellets a 200 grados hasta que estén dorados (unos 10 minutos). Luego sácalos, déjalos enfriar y, ¡a comer!

Las almendras, al igual que las avellanas, son un producto típico de Reus y el Camp de Tarragona.

Los panellets maridan muy bien con cualquier vino dulce de la zona: vi ranci, moscatell, mistela (o, por qué no, un vermut).

 

CRISTINA MIGUEL

panellets con sabor a recuerdos

Periodista y madre de dos niñas. Interesada en temas de cooperación y derechos humanos, ha trabajado en las áreas de comunicación de distintas organizaciones internacionales.

Le gusta leer y viajar, comer bien e incluso, a veces, cocinar. Siempre con música de fondo.

X

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Most popular