(c) Raúl Correa

¿QUÉ SABES SOBRE EL AYUNO INTERMITENTE?

Escrito por:

No hay día en el que no veamos en los diarios las bondades de tal o cual dieta: la que siguen las famosas, la que elimina los hidratos, la que los une a las proteínas, la que prohíbe tal o cual alimento. Por mucho que queramos creerlo, no existen las dietas milagro.

Lo que sí existe es la alimentación saludable y en eso Carla Zaplana (Figueras, 1988) es especialista. Lo que también es cierto es que somos lo que comemos y que, cuanto mejor comamos, mejor nos sentiremos. Carla lleva años dedicada al estudio y divulgación de la alimentación y del cuidado del cuerpo, abordándolo desde un enfoque holístico. Ahora, acaba de publicar Ayuno intermitente saludable, una guía para conocer los beneficios que esta técnica nos ofrece y poder abordarla con total seguridad, teniendo en cuenta, ante todo, que el ayuno intermitente no es una dieta sino un protocolo que puede y debe aplicarse de manera personalizada, teniendo en cuenta los hábitos alimenticios y las condiciones particulares de cada uno de nosotros.

Ante el aluvión de información sobre el ayuno intermitente queremos saber cuáles son sus principales beneficios, cuándo se contraindica y cómo iniciarnos en él. Y lo hacemos a través de las palabras de Carla, de su experiencia y de su historia:

¿Cómo nació tu pasión por la alimentación sana y equilibrada? ¿Hubo algún hito que te llevase a especializarte en ello?

Cuando era pequeña, pasaba muchos veranos y fines de semana en la casita de madera de mis abuelos. Allí estaba en contacto con la naturaleza, los huertos, los árboles frutales… eso me cautivaba. Recuerdo, sobre todo, los colores de los alimentos, apreciar su belleza. Desde pequeñita me encantaba ir al supermercado, a la sección de frutas y verduras y ver esos colores… me fascinaban. Aprender más tarde que son buenos para tu salud, conocer para qué pueden ayudarnos los alimentos me despertaba mucha curiosidad.

Nunca había contemplado estudiar Dietética y Nutrición, no pensaba ni que eso fuera una carrera. Iba a estudiar ADE o Comercio Internacional… carreras que me sonaban más a un trabajo. Cuando se acercó el momento de ir a la universidad sufrí un cambio personal, muchas transformaciones que me llevaron a elegir algo más humano, no quería nada relacionado con los negocios. Buscaba algo relacionado con el tú a tú, con el cuidado. Tenía claro que quería estudiar en Barcelona, comencé a mirar la lista de carreras y, de repente, cuando descubrí Dietética y Nutrición Humana me pregunté si eso era una carrera, vi que lo era y lo elegí. En casa pensaban que iba a pasar hambre con esa carrera… pero así es como empezó todo. Estudié durante cuatro años, conseguí mi título, aprendí muchos protocolos, Anatomía, Farmacología, a contar micronutrientes, calorías… pero mi pasión, que es en lo que estoy enfocada ahora mismo, comenzó en Estados Unidos. Allí me especialicé en ayunos, depuraciones y en una alimentación basada en vegetales. Allí surgió todo.

¿Qué es el ayuno intermitente y cuáles son sus principales bondades? ¿Tiene alguna contraindicación?

El ayuno intermitente es dejar un espacio de horas que incluye, mayoritariamente, las horas de sueño, para dar despacio al descanso digestivo. Durante ese descanso, las células de nuestro sistema digestivo encienden un mecanismo motor de limpieza y reparación celular. Cuando nuestro sistema digestivo no está digiriendo, está limpiando y regenerándose.

También contribuye a bajar la inflamación, a bajar peso si hay un exceso, a eliminar líquidos retenidos y a subir los niveles de energía —ya que concentras tu energía requerida para el sistema digestivo en unas horas y el resto estás descansando—. La vitalidad no se gasta digiriendo. La digestión toma más del 60% de la energía diaria. Si lo concentras en un espacio de tiempo, cuando no estás haciendo la digestión tienes otra vitalidad. Además, tiene un efecto rejuvenecedor: no estás quemando constantemente, con lo cual el quemar calorías también produce toxinas, radicales libres que influye en la degeneración celular. El ayuno intermitente ayuda a frenar el deterioro de los telómeros (la parte que marca tu longevidad dentro de tus cromosomas) y también se ha visto que, en condiciones determinadas de salud, como en procesos oncológicos, el ayuno intermitente puede favorecer la eficacia del tratamiento. Los pacientes que tienen resistencia a la insulina (prediabéticos o diabéticos tipo 2) pueden beneficiarse de los efectos del ayuno intermitente porque aumenta la sensibilidad a la insulina, con lo cual la glucosa en sangre se almacena más rápido.

¿Cuándo está contraindicado el ayuno voluntario?

No está indicado en personas en edad de crecimiento (niños y adolescentes). Tampoco en mujeres embarazadas que necesitan más energía y no pueden comprometer el estado de sus fetos. Tampoco están indicado en mujeres lactantes por lo mismo: porque necesitan más energía y no deben pasar hambre, ya que están produciendo energía constantemente.

Es realmente importante tener en cuenta que no está indicado en personas con transtornos de la conducta alimentaria. Bajo este pretexto se pueden esconder transtornos de conducta alimentaria. El ayuno intermitente debe hacerse con gran consciencia y antes de ser puesto en práctica se debe tener una relación saludable con el cuerpo y con la alimentación.

No está recomendado en personas que sufren de estrés, ya que pueden estresar su cuerpo si practican el ayuno intermitente. Tampoco en personas con disfunción renal, hipertiroidismo o problemas severos de desnutrición.

El ayuno intermitente es una herramienta a aplicar cuando tienes una relación saludable con la comida. Lo más importante para tener salud es seguir alimentándose de manera saludable. Después, le agregas guirnaldas como el ayuno intermitente, que puede ser muy beneficioso.

¿Cómo podemos comenzar a aplicar el ayuno intermitente?

Recomiendo algo que es bueno para todos: cenar más temprano. Si cenas antes de las 20h. y desayunas a las 8h. del día siguiente, ya has pasado 12 horas de ayuno intermitente.

Entre horas, es importante beber agua, infusiones con canela o nuez moscada que ayudan a mantenerte hidratado. Antes de empezar a desayunar es importante también hidratarse: agua con limón, infusiones… deja que tu cuerpo se vaya despertando, que tu fuego interno y tus digestiones vayan despertando y tu cuerpo pueda recibir mejor el alimento. Es cuestión de educar al cuerpo, no de pensar que no podrás comer porque tendrás hambre. Si piensas que lo haces para ofrecer descanso digestivo es más fácil. Hay que ver que funcionamos con otras energías, no solamente las que derivan de la comida, también con el día a día y nuestras actividades. No debemos depender de tener energía de algo externo, de los alimentos. Si desayunamos a las 1o en vez de a las 8 cada día, nuestro cuerpo tendrá reservas y nutrientes necesarias sin tener hambre. Se crea una costumbre y después es importante ver cada caso y conocerte mejor para ajustar más o menos horas.

AYUNO INTERMITENTE SALUDABLE

El ayuno intermitente ha llegado para quedarse y no pasa un día sin que oigamos hablar de sus beneficios, aunque tanta información al respecto puede llegar a confundirnos. Los estudios científicos demuestran sus numerosas virtudes, siempre y cuando se lleve a cabo de forma responsable: pérdida de peso, mejora de la longevidad y del descanso, control de los niveles metabólicos, mayor calidad de sueño… Carla Zaplana, experta nutricionista y dietista, nos ofrece en esta guía las respuestas que nos ayudarán a salir de dudas, nos revela qué tipo de ayuno nos conviene según nuestro estilo de vida y nos enseña cómo iniciarnos en esta práctica. Carla nos aconseja cómo integrar el ayuno en nuestra rutina con seguridad y también nos ofrece estrategias para analizar y comprender las reacciones de nuestro organismo, especialmente en los primeros días. Además, nos proporciona las claves para distinguir el hambre real del emocional, ideas de ejercicios para hacer en ayunas y 45 recetas sencillas y deliciosas para aprender a romper el ayuno y sentirnos mejor.

Escrito por:

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Relacionados

VICTORIA GABALDÓN

“Mi experiencia se remonta a los años 80, cuando mis padres adivinaron que las letras y yo teníamos buena química y me apuntaron a un curso de mecanografía. Más tarde, estudié Periodismo y seguí escribiendo. Trabajé en una discográfica y seguí escribiendo. Trabajé en una agencia de marketing y seguí escribiendo. Trabajé en varias revistas y grupos editoriales, en eventos y publicidad, y seguí escribiendo. Bajo pseudónimo, pero seguí escribiendo. Soy madre de dos criaturas, Darío y Julieta. Y sigo escribiendo. En un año y medio online, al frente de MaMagazine, he escrito más de 400 artículos, he hecho más de 200 entrevistas y sigo sumando. En esta aventura no estoy sola: me acompañan poetas, escritoras, fotógrafas, creativas, ilustradoras, psicólogas, docentes y periodistas especializadas en maternidad”.

Madre de Julieta y Darío, periodista y escritora. Creadora de MaMagazine, orgullosamente apoyada por una tribu de comadres poetas, escritoras, fotógrafas, creativas, ilustradoras, psicólogas, docentes y periodistas especializadas en maternidad.

categorías

Categorías