SANDRA RODRÍGUEZ CASARES: VIVIR DEL CUENTO

Escrito por:

Sandra Rodríguez Casares se marcó un objetivo claro, que era vivir del cuento. Tras licenciarse en Historia del Arte y formarse como Diseñadora Gráfica, estudió un Máster en Comunicación Empresarial. Pasó 7 años trabajando en Comunicación y Marketing en Barcelona. En 2011 se mudó a Madrid, dejando de lado sus preferencias personales y trabajando como asistente de dirección (P.A.) en grandes compañías. Durante ese tiempo, continuó su formación en el mundo de la Comunicación y el Diseño. Después de publicar sus primeros cuentos infantiles, se dio cuenta de que esa es su verdadera pasión.

Así llegó a fundar su propia editorial, Sanukita, en el año 2020. En este año 2024 está presentando su octavo cuento, Clin clon soy un disfrutón, un relato que invita a los niños a valorar cada instante, acompañado de ilustraciones encantadoras, enseña a los pequeños a detectar esos momentos felices que a veces nos pasan desapercibidos. Una lección sobre la gratitud y el arte de disfrutar, porque aprender a ser feliz es una habilidad que se cultiva.

En esta entrevista, Sandra habla del camino que la llevó a fundar su propia editorial, de sus pasiones y de sus iniciativas más solidarias.

¿Cuál fue tu motivación para fundar tu editorial?

Mi primer libro lo publicó La Editorial Babidibú y, siguiendo el proceso, me di cuenta de que yo también podía ser capaz de hacer lo que ellos hacían. Soy licenciada en Historia del Arte, pero también estudié Diseño Gráfico y Comunicación. Estas tres materias, en principio inconexas, me permitieron desarrollar las habilidades para ser independiente. Sabía cómo construir una historia, cómo ilustrarla, como maquetarla, y cómo venderla. Podía manejar el proceso desde la creación de la historia, hasta la comercialización del libro. Aprendí también a diseñar páginas web, a crear vídeos y todo lo necesario para ser autosuficiente en este proyecto. Mi lema era: «Todo por mi cuenta y todo por mis cuentos».

Aunque licenciada en historia del Arte, has trabajado como P.A. de altos ejecutivos. ¿En qué momento decidiste cambiar tu orientación profesional?

Llegó un momento en que los lunes se hacían muy duros: como P.A., me sentía una impostora, era un animal creativo bajo un disfraz en el que no encajaba y sentí una fuerte necesidad de dedicarme a algo más artístico. Consulté con profesionales del mundo de la publicidad. Ellos me dijeron que, si realmente era tan creativa como decía, debía ponerme a crear. Así que ese fue mi primer paso: comencé a ilustrar sin parar y luego me dio por hacer libros. Durante la pandemia, mientras otros horneaban galletas, yo invertía hasta veinte horas de mi tiempo al día en mis proyectos.

No tenía experiencia en este campo y sabía que llegar a las librerías sería un camino complicado. Así que me puse a investigar el proceso que siguen las editoriales y todo lo necesario para llevar a cabo la publicación de un libro. Fui dando pequeños pasos. Empecé publicando sin presupuesto y bajo demanda a través de Amazon. Utilizando esta plataforma no ganaba casi nada y los libros eran de tapa blanda, pero fue la manera de empezar sin inversión de ningún tipo. Ahora, Sanukita publica en tapa dura y ya contamos con una distribuidora, lo que nos permite llegar a cualquier librería, tanto a nivel nacional como internacional.

Uno de los títulos de Sanukita

 

Cuándo haces un cuento, ¿disfrutas más de la escritura o de la ilustración?

Soy géminis y me resulta difícil especializarme en una sola cosa. Para mí lo importante es poder expresarme, tanto con el lenguaje como con las ilustraciones. Me divierten mucho los dos procesos y me gusta pasar de uno a otro. Quiero tener el control completo, y asegurarme de que mis ideas se plasman de la manera que imagino.

¿Se puede vivir del cuento?

En mi caso, lo de hacer libros es algo que hago por amor al arte, es una industria difícil en la que puedes ganar mucho dinero si eres J. K. Rowling. Pero aún no estoy ahí. Para ganarme la vida he creado una agencia de diseño y comunicación, Sanukita Estudio. Tengo varios clientes fijos que me dan estabilidad económica y saco tiempo para seguir escribiendo y dibujando.

¿Cómo surgió la iniciativa de donar cuentos a niños hospitalizados?

Ssurgió en un momento clave para Sanukita. Acababa de crear la editorial y ya había publicado algunos cuentos, pero no tenía presupuesto para marketing ni tampoco para nuevas publicaciones. Mi filosofía siempre ha sido que, cuando haces algo bueno para alguien, te beneficia a ti también. Así que me propuse encontrar una estrategia win-win. Con escaso presupuesto, pero muchas ganas de hacer algo especial, pensé en algo colaborativo, bonito y económico para todos.

Se me ocurrió una acción para el día del libro. La idea era hacer una donación, pero no de dinero, sino de mi trabajo y el de otros artistas. Me puse en contacto con 28 ilustradores de todo el mundo con una propuesta: crear un abecedario infantil con ilustraciones encantadoras. Cada artista se encargaría de una letra, y el resultado sería una obra benéfica destinada a niños hospitalizados para hacer su estancia más amena. La respuesta fue abrumadora: todos estaban entusiasmados con la idea de contribuir a un proyecto totalmente altruista. Nadie obteníamos beneficio económico, pero todos compartíamos la satisfacción de hacer algo hermoso y, al mismo tiempo, nos dábamos a conocer un poco más. Yo participé como ilustradora con mi letra y como editora, maquetando el libro.

Dado que no contaba con presupuesto para imprimir, decidí contactar a una farmacéutica que se enamoró del proyecto y subvencionó las impresiones. La tercera parte fue colaborar con la Fundación de Educación para la Salud, una organización sin fines de lucro. Gracias a esta colaboración, pudimos distribuir los cuentos por todos los hospitales de la red de bibliotecas de hospitales de España —en la actualidad 47 bibliotecas para pacientes—.

Desde entonces, repito esta donación cada año con mis propios cuentos, y muchas empresas participan destinando una cantidad de su presupuesto social para la impresión. Es un proyecto que me llena de satisfacción y realizo encantada.

Escrito por:

Compartir:

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

VICTORIA GABALDÓN

Madre de Julieta y Darío, periodista y escritora. Creadora de MaMagazine, orgullosamente apoyada por una tribu de comadres poetas, escritoras, fotógrafas, creativas, ilustradoras, psicólogas, docentes y periodistas especializadas en maternidad.

Revista en papel