5 CONVERSACIONES SOBRE DINERO

5 CONVERSACIONES SOBRE DINERO QUE TENDRÁS QUE ABORDAR CON TU PAREJA

Bienestar Salud emocional Salud mental

5 conversaciones sobre dinero que tendrás que abordar con tu pareja. Está claro. A nadie le gusta tener conversaciones sobre dinero. Cualquier discusión sobre la independencia de Cataluña o si seguir o no el Método Estivill puede resultar más apetecible. No importa si tu relación acaba de comenzar o tu matrimonio está realmente asentado: las conversaciones sobre finanzas tienden a ponernos nerviosos y a la defensiva.

A uno no le gusta que le digan lo mucho que gasta. Al otro, no le gusta en qué se gasta el dinero uno. Pero a pesar de todo, estas charlas son incómodamente necesarias. No solo la infidelidad carnal puede dar al traste con una pareja: la infidelidad financiera es tanto o más peligrosa. ¿Sabemos cuánto gana nuestra pareja? ¿Ingresamos nuestros sueldos en una cuenta común? ¿Ingresamos parte de nuestros sueldos en una cuenta común y ahorramos sin nuestras parejas? Las fórmulas son infinitas y aquí, como en todo, a cada uno le funciona lo que le funciona, si es que le funciona.

Aquí encontrarás 5 conversaciones sobre dinero que todas las parejas deberían tener. ¿Son todas las que deberían ser? Por supuesto que no. Hay muchas más. Porque la convivencia diaria demanda soluciones constantes a nuevos problemas.

1. ¿Cuánto gastamos en un día estándar, sin contar suministros, compras de comida y facturas de nuestras casas?

Las finanzas familiares necesitan su auditoría para llegar a fin de mes con un poquito de paz. Porque sí, tú también gastas más de lo que piensas. Igual los 3 euros que te gastas a diario en el café con tostadas en la cafetería salen fácil del bolsillo, no se notan apenas, pero si lo haces todos los días, la cuenta sube a más de 1.000 euros al año.

2. ¿Qué compartimos?

Esta pregunta era realmente fácil de contestar para las generaciones de nuestros padres: si los dos trabajaban, ambos sueldos entraban en una cuenta conjunta. Esta fórmula no está tan extendida hoy en día: lo usual es recibir cada sueldo en una cuenta y transferir una cantidad acordada a una tercera que los integrantes comparten para poder cubrir los gastos generados por la convivencia…  un modelo financiero más parecido al de los compañeros de piso.

3. ¿Y si uno de los dos fallece?

Ups. Quizá esta sea la peor de las preguntas que hacerse en pareja. Pero es realmente necesaria, sobre todo, cuando se tiene descendencia. Es tarea de ambos en una pareja el mantener ordenados todos los documentos. ¿Hacerse pareja de hecho? ¿Casarse? A veces, no es solo cuestión de amor e ilusión. La diferencia entre contar con una pensión de viudedad o una de orfandad si uno de los dos progenitores falta es sustancial. Dejar constancia de lo que queremos que se haga  con nuestro dinero o quién se va a encargar de suministrarlo si no estamos ahorra muchos problemas a los que quedan detrás nuestro. Y hacerlo por ellos es un bonito detalle.

4. ¿En qué queremos gastar el dinero que tenemos?

Hasta en las parejas que más hobbies comparten pueden tener diferentes criterios a la hora de gastar un dinero. Puedes disfrutar como un niño en un tiovivo yendo a comer a los restaurantes más punteros del momento cada fin de semana, pero también es posible que tu pareja, que disfruta comiendo tanto o más que tú, prefiera invertir el dinero en un fin de semana esquiando.

5. ¿Cuándo contar a nuestra pareja que hemos comprado algo?

Bueno, si son pequeños desembolsos, quizá tampoco haga falta entrar mucho en detalles.¿no? Pero es importante fijar la línea de lo superfluo en algún sitio para que no afecte a los gastos generales, sobre todo cuando esos gastos son suministros o pagos que afectan a nuestros hijos.

X

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Most popular