fbpx
Esmeralda Berbel y su hija, Greta Fernández (c) Arale Reartes

ESMERALDA BERBEL: «SER MADRE ES MI MEJOR CREACIÓN»

Bienestar Maternidad y creación Para leer

Esmeralda Berbel (Badalona, 1961) es escritora, poeta y profesora de escritura creativa. La descubrí en una entrevista, en un periódico, hace unos años. Despertó mi interés por la temática de sus libros, cuentos y poemas. Me gustó encontrar una voz femenina y actual.

Había leído que empezó siendo profesora de gimnasia y más tarde descubrió su pasión por los libros. Buscando, encontré una lista de los libros que leyó en sus primeros años como escritora y otra de los libros que sus profesores le recomendaron cuando estudiaba Filología Hispánica en Barcelona.

Esmeralda ha ganado varios premios con sus relatos y es autora de varias obras como Alismas, El hombre que pagaba las noches enteras, De qué hablamos las mujeres cuando hablamos de lo que nos importa, IrseA veces la vida (reeditado en 2020) y los poemarios Calma, corazón, calma Fumar en la bañera, entre otras.

Todo su obra está cosida desde la perspectiva femenina actual. Sus historias están basadas en su experiencia personal y su visión de la vida y circunstancias como mujer, como creadora y como madre. En esta entrevista, nos interesamos por la maternidad de Esmeralda como escritora.

¿Cómo era tu trabajo antes de ser madre? ¿Y después? ¿Sufrió cambios significativos?

Antes de ser madre, era profesora de gimnasia, daba clases y entrenaba. Escribía todos los días en mi diario y estaba creando un libro de relatos. Tenía veinticinco años cuando empecé a desear ser madre. Me quedé embarazada a los treinta y tres. Durante esos ocho años, deseé con toda mi alma tener una hij@. Empecé a estudiar masaje y filosofía oriental. Cambié mi alimentación, empecé a ser masajista y profesora de cocina.

A los treinta y tres años me quedé embarazada. Trabajé hasta el último momento. Durante dos años me dediqué plenamente a la educación de mi hija. No recuerdo leer ni escribir mucho durante ese tiempo. Me transformé en una mujer dedicada a mi hija. Su padre pasaba mucho tiempo fuera. Mi deseo más grande era amarla bien. No tenía tiempo para mí pero no quería perderme su infancia, su crecimiento, la vida con ella.

¿Qué es, para ti, lo mejor y lo peor de la maternidad siendo escritora?

Lo mejor de la maternidad es el amor, la entrega, la generosidad, la mirada hacia un ser que estás creando y que es puro, es contemplar la inocencia, aprender a través de la mirada del niño o la niña, recordarlo todo, ser honesta. Para mí ha sido y es mi mejor creación.

Lo peor es el agotamiento. Mirándolo ahora con la perspectiva de los años, me doy cuenta de que tuve suerte, deseé tanto a mi hija que el cansancio, la falta de tiempo, el no poder apenas escribir ni leer, estaba compensado. He sido muy feliz con la crianza.

¿Cuál es la huella de tu hija en tu trabajo?

Mi hija ya es mayor, vive en otra ciudad, trabaja, tiene éxito con lo que hace y me ayuda con algunas dudas acerca de mis nuevos proyectos. Acabo de escribir un cortometraje que estaba parado en un cajón hasta que ella lo leyó y me dijo: «venga mamá, yo te ayudo». Busqué un buen equipo y ya está casi finalizado. Esa es la huella, la vuelta, lo que he dado, lo que llega. Mi entrega honesta y deseada regresa ahora con la misma creatividad que yo deseé tener para darle una educación libre y alegre.

¿Crees que es posible la conciliación entre la Artista y la Madre?

Creo sinceramente que la maternidad es un arte. La infancia son los años más importantes en el ser humano. Educar, amar, comprender, esa es la mayor creación mientras estás criando. Ahora tengo todo el tiempo que necesito para escribir, trabajar sin interrupciones y crear los espacios que deseo en mi vida. Mi hija es una gran fuente de inspiración para mí y yo, eso me dice, lo soy para ella.

X

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Most popular