fbpx
(c) Pablo Abad

JAVIER OLIVA: «NO HE ENCONTRADO MODELOS CONVINCENTES DE CÓMO SER PADRE, PERO SÍ DE CÓMO NO SERLO»

Bienestar Hijos La realidad Padres Para leer

No recuerdo bien cuándo fui consciente, por primera vez, de la existencia de Javier Oliva (Madrid, 1976) en el mundo, en mi mundo. Y me da rabia, la verdad, porque siempre es bonito recordar la primera vez que alguien extraordinario se cruzó en tu vida. Pensándolo fuerte creo que fue cuando, en un cumpleaños infantil, su hijo pequeño, jugando con una Nerf, rozó sin querer a mi hija mayor en la cara. Se acercó a mí, o me llamó por teléfono, ya digo que no recuerdo bien, para pedirme disculpas. Yo no di mayor importancia al hecho, «cosas de niños», qué padre tan amable. Todo bien.

Lo que sí recuerdo como si fuera ayer, o esta misma mañana, es el momento en el que ambos estábamos en la plaza del colegio al que asisten nuestros hijos que, además, van juntos a clase. Andaba Javi hablando de haikus y yo le pregunté si no haría un haiku sobre la experiencia de la paternidad. Él me contestó que no sabía si el tema encajaba bien en el formato haiku, pues los haikus hablaban de la contemplación de la naturaleza. Pum. Poesía 1, Victoria 0. Yo no sabía que los haikus solo iban de eso. Pero no me rendí y seguimos hablando de poesía. Le pregunté si había compuesto algún poema que versara sobre su experiencia como padre y me dijo que ya tenía algunos, que me los enviaría para que los viese.

Entonces, le conté que yo tenía una revista digital cuyo tema era la maternidad y que molaría publicar, si a él también le apetecía, algunos de sus poemas. Dijo que sí. Y empezamos a publicar poemas de Javi.

Al tiempo, le sugería que, además de escribirlos, los recitase en vídeo. Que parecía que la tendencia de las redes iba por ahí y quizá podríamos crecer en eso. Dijo que sí. Y empezó a recitar los poemas que, semanalmente, cada viernes, publicábamos en MaMagazine. Más tarde, comenzó a hacer vídeos conceptuales maravillosos, recitando sus poemas. En esto estamos desde hace algunos meses.

En un momento dado, me contó que estaba pensando en hacer un nuevo poemario, recopilando estos poemas sobre la experiencia de ser padre en un nuevo librito (no es el primero poemario editado de Javi). Me dijo que estaba pensando en hacer un crowdfunding para editarlo y le interesaba mi opinión. Le dije que me dejase un par de días para estudiarlo. Volví con una propuesta: «Javi, ¿y si yo te edito el libro bajo el sello de MaMagazine?». Dijo que sí.

Y aquí estamos ahora: hablando de maternidades y de paternidades, entrelazando los caminos, interpelándonos y presentando este precioso poemario titulado Sois Universo (que podéis conseguir como recompensa junto a la suscripción anual a MaMagazine aquí). Pero no es solo un conjunto de poemas, este libro. Es también una ilustración original que abre cada uno de los poemas, obra de Daniel García (ilustrador y dibujante de cómics) y es también un conjunto de canciones compuestas ad hoc por Daniel Escario. Juntos los tres, los Danis y Javi, forman el colectivo artístico Fermín y los Pájaros.

Hemos entrevistado a Javi para saber más sobre su trayectoria, sobre su paternidad, sobre feminismo y sobre masculinidades. Javi tiene mucho que decir, tanto en prosa como en verso. Te recomendamos no perderlo de vista, ni de oído, ni de piel.

¿Cómo era tu trabajo antes de ser padre?

Fui padre por primera vez cuando mi trabajo era de periodista en la redacción de una revista de gastronomía y vinos que pertenecía al club de vinos Vinoselección. También presentaba un programa de TV en Canal Cocina llamado Viaje al Vino. Fui padre por segunda vez cuando ya era autónomo por completo y trabajaba como jefe de prensa del violinista Ara Malikian.

¿Cómo es después de serlo?

Mi pareja y yo, en una decisión familiar consensuada, optamos por que yo estudiara una oposición para que pudiera tener un trabajo estable de ocho a tres y poder así cuidar de los peques. Esto lo decidimos cuando nuestro hijo mayor tenía dos años y pico y nuestro hijo pequeño acababa de nacer… Me apetecía mucho cuidarles y a mí siempre se me dio bien estudiar. Estudié mucho y me fue bien.

¿Ha cambiado o afectado la paternidad a tu vida profesional?

Absolutamente. Mi trabajo como funcionario administrativo me permite tener las tardes libres para los cuidados y la crianza (tareas escolares y extraescolares, compra, cenas…) y también para leer, escribir y para el proyecto de Fermín y los Pájaros.

¿Cuáles son los consejos de crianza que te han dado tus padres y que pones en práctica en tu vida cotidiana?

Consejos directos ninguno. De hecho, creo que he ido contradiciendo bastante su manera de educar con la que yo estoy tratando de mantener con mis hijos. Pero imagino que consejos indirectos, un montón. Es decir, he ido rescatando actuaciones o maneras de ser o de cuidar de mi madre y de mi padre y las he ido actualizando según mi modo de pensar.

¿Cuál es la huella de tus hijos en tu trabajo?

El hecho de ser padre es transversal a toda mi vida. Ya no me imagino no siendo padre… Ha afectado a todas las áreas de mi vida. Creo que si no hubiera tenido la motivación de cuidar a mis hijos y pedir permiso sin sueldo durante los veraneos, no habría podido aprobar la oposición. De ahí sacaba las fuerzas.

En mi trabajo como poeta hay claramente una influencia directa en toda la poesía que escribo sobre la paternidad. El hecho de que yo sea padre y de que mis hijos vayan creciendo me da mucho material sobre el que pensar, sentir, escribir.

¿Qué es, para ti, lo mejor de la experiencia paterna?

Estar en contacto continuo con una fuerza que nos supera, con el propio universo, con sentimientos que son muy difíciles de traducir a palabras. De hecho, es algo que intento como poeta: traducir esas experiencias místicas.

Creo que he desarrollado mucho mi poesía porque durante los doce años que llevo siendo padre tenía poco tiempo para escribir y creo que la poesía permite ese entrar y salir rápido de la tarea de escribir, me da la sensación de que es más fácil escribir poesía siendo padre que escribir una novela. Yo suelo escribir unos 15 minutos diarios y como soy muy disciplinado, pese a ser padre me era bastante fácil sacar 15 minutos al día para escribir. También lo hacía como catalizador, de manera terapéutica.

Una cosa curiosa es que ahora que la logística y la edad de mis hijos me dejan más tiempo libre, mi escritura empieza a caminar por otros senderos: teatro, relato…

¿Y lo peor?

Que te enfrentas demasiadas veces a partes que no te gustan de ti mismo: la ira, el perder los nervios, el gritar…

¿De qué hablamos hoy en día cuando hablamos de feminismo? Parece que sea solo una cuestión femenina… pero esta guerra es de todos. ¿Qué podemos hacer para implicar a los hombres en nuestra batalla? ¿Qué fue lo que te llevó a posicionarte al lado de las mujeres en esta lucha?

Yo creo que la implicación de un hombre en su paternidad debe provenir de un convencimiento interior, íntimo. De ahí viene la mía: yo quería ser padre, me gusta un montón serlo y lo paso muy bien con ellos y también, claro, lo paso mal. Esa experiencia te moldea radicalmente, pero si no lo hace… ¿Qué se puede hacer para que otros hombres que no han sentido esa necesidad de implicarse hasta el fondo en su nueva etapa se impliquen ahora? Muy complicado. ¿Cómo convencerles? Se me ocurren dos ideas vagas, pero no sé si son eficaces: una, es la de predicar con el ejemplo: que te vean dedicándote a cuidar a tus criaturas y que, quizá, se planteen que se andan perdiendo algo en la vida. La otra es visibilizarlo en tu trabajo: en mi caso, escribo sobre el hecho troncal en mi vida que significa ser padre y, quizá, otros hombres lo lean y sientan lo mismo que antes he dicho, que se están perdiendo algo.

¿Y de qué hablamos cuando hablamos de nueva masculinidad? ¿Cómo explicar este concepto a los hombres sin que se sientan ofendidos o estén a la defensiva? ¿Cuándo te sentiste identificado con este concepto y cuál fue el hito que te llevó a explorarlo, a adoptarlo y a extenderlo?

Me gusta más hablar de otras masculinidades porque me parece que no son nuevas, sino poco exploradas a lo largo de la historia. Yo no he encontrado modelos convincentes de cómo ser hombre ni de cómo ser padre. Así que, como no tenía referencias, he tenido que inventarlas. Lo que sí que he encontrado son modelos de cómo no ser hombre y de cómo no ser padre y eso tiene su lado bueno, me he podido alejar de lo que no quería ser.

No he encontrado esos modelos en mi vida de cuando era pequeño (salvo destellos en la vida de mi padre), no los he encontrado en la literatura, ni en el cine, ni en las canciones… Solo ahora, que por distintas razones (el barrio donde vivo, el puro azar, mis intereses personales) me rodea una pequeña comunidad de hombres bastante implicados en el hecho de ser padres, es cuando encuentro modelos que me gustan de cómo ser padre.

Uno de mis amigos íntimos, Daniel Escario, es padre también y en él tengo un modelo de cómo ser padre que me encanta. Dedicado, cariñoso, implicado, amoroso, expresivo, efusivo, súper-presente, ingenioso a la hora de buscar juegos para peques, comprometido con la transmisión de valores humanistas a sus criaturas, etc. Ahí sí tengo un modelo. Y también tengo un buen modelo a seguir, respecto a los cuidados, en otro de mis amigos íntimos, Daniel García que, aunque no es padre, es tío y, principalmente, fue hermano mayor que cuidó mucho a sus hermanas: prepararles las meriendas, deberes con ellas, recogerlas del cole…

También lo tengo en unos diez-quince hombres de las plazas y parques donde paso las tardes cuidando a mis peques (cada vez menos, porque mis hijos van creciendo). En muchos aspectos, he cogido ideas de ellos, trucos que funcionan, planes de ocio, maneras de enfrentarme a los desafíos de la educación…

 

SOIS UNIVERSO se presenta el 23 de noviembre a las 19h. en la Librería Ocho y Medio de Madrid. La entrada es libre hasta completar aforo e incluye espectáculo de poesía, ilustración y música cortesía de Fermín y los Pájaros.

¿QUIERES SABER MÁS?

X

SOIS UNIVERSO, JAVIER OLIVA

La poesía de Javi Oliva es real como un trozo de pan. Es concreta como un beso o un tropiezo. Es, sobre todo, suya. Porque son sus miedos, sus gratificaciones y su experiencia lo que vuelca en ella. Este libro es un lugar de lugares, una invitación a quedarse dentro y pasear. Este poemario es un sitio donde encontrarse. 

Hoy, Javi tiene un nuevo poemario, Sois universo es su nombre. Estos versos se completan con las ilustraciones de Daniel García y las músicas de Daniel Escario. Juntos, los tres, forman el colectivo artístico Fermín y los pájaros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *