5 LIBROS PARA LEER CON TUS HIJAS

Bienestar Hijos La realidad Maternidad Para leer

Una de las cosas buenas que nos ha traído esta pandemia terrible es disponer de tiempo para pasar con nuestros hijos. Había días que se hacían muy cortos, en los que no parábamos de teletrabajar con mayor o menor éxito, poner vídeos de yoga infantil a los niños, intentar hacer pan o, simplemente, gestionar el día a día. También había días que se hacían largos. En estos días, por fortuna, nos acompañaron los libros.

Una de las cosas buenas que tienen los libros es que puedes viajar sin salir de una habitación. Que puedes aprender, aumentar tu espíritu crítico, vivir las vidas que otros soñaron, pensar que tú también puedes escribir y que quizá, alguien esté un día, como tú estás hoy, leyéndote desde su sofá.

Una de las cosas buenas que nos ha dado este confinamiento del que vamos entrando y saliendo cuando nos dejan, en mi caso, es tumbarme un ratito en la cama con mi hija de 9 años y leer juntas. Yo un libro, ella otro. Media hora, tres cuartos. Con suerte, una hora del tirón. Después, comentábamos nuestras lecturas. Ese momento íntimo entre ella y yo es el que quiero perpetuar.

En mitad del pasado mes de abril, entre mi grupo de amigos instauramos un intercambio de libros, tanto para nosotros, adultos, como para nuestros hijos. Me encanta Patti Smith, pero no había leído su magnífico Éramos unos niños. Nunca podré agradecer a mi amiga Ana Oroz que lo pusiera en esa bolsa de intercambio de libros. Yo a ella le procuré La amiga estupenda, de Elena Ferrante. Porque Elena Ferrante escribe genial y porque mi amiga es maravillosa y se lo quería decir también a través de la portada del libro.

Terminé de leer Éramos unos niños y se lo devolví a  Ana. Inmediatamente después, lo compré por internet. Porque este libro es uno de los libros que quiero que mi hija lea dentro de pocos años, cuando sea una adolescente algo confundida, como lo hemos sido todas. Porque quiero que mi hija vea que ella, como Patti, puede lograr ser lo que quiera sin dejar de ser ella misma. Sin interferencias, sin juicios. Lo mejor que podemos ser cada uno es nosotros mismos: ahí sí somos auténticos. Solo siendo auténticos lograremos éxitos. Y que cada cual decida qué es éxito para sí mismo.

Estas son algunas de las lecturas que recomendamos para tus hijas si tú, como yo, quieres dar a tus criaturas, a través de las letras y las sensibilidades de quienes las juntan para formar una obra literaria, alas para volar, espíritu crítico y fomento de su curiosidad.

NUESTRAS RECOMENDACIONES PARA LEER CON TUS HIJAS

X

MUJERES EN EL ARTE

Mujeres en el arte, obra de Rachel Ignotofsky, narra los logros y las historias de cincuenta destacadas mujeres en el terreno artístico —desde reconocidas figuras, como las pintoras Frida Kahlo y Georgia O’Keeffe, hasta nombres menos conocidos, como Harriet Powers, bordadora de colchas afroamericana del siglo xix, o la ceramista hopi y tigua Nampeyo—. Este compendio fascinante abarca una amplia variedad de técnicas artísticas y, a la vez, contiene información gráfica acerca de los principios del arte y el diseño, estadísticas sobre la representación femenina en los museos y herramientas que todo artista incipiente necesita. Mujeres en el arte constituye un homenaje a las audaces creadoras que han inspirado al mundo entero y allanado el camino de las generaciones de artistas venideras.

PODRÍAS SER TÚ, ¡SÍ, TÚ!

Podrías ser tú, ¡sí, tú! es la historia de una familia en busca de refugio. Los lectores podrán ver reproducidas escenas de su vida cotidiana, la de sus familias y amigos y hacerlas reflejo con lo que podría ocurrir si tuvieran que vivir como niños refugiados.

El objetivo que persiguen en Somos Libros es sensibilizar a niños y familias sobre realidades adversas y qué podemos hacer para ayudarlos, además de facilitar la integración de aquellos que son acogidos en nuestro país.

El final de este libro ha sido elegido por los alumnos del Lycée Français de Barcelona y basado en la esperanza y la dignidad. Bajo la supervisión de la profesora Patrícia Agüera y la colaboración de Yolanda Bassas, abogada y voluntaria en campos de refugiados.

LA REGLA MOLA SI SABES CÓMO FUNCIONA

Este libro ilustrado, publicado por Montena, explica de la mano de Cristina Torrón y Anna Salvia, a lo largo de diez capítulos  todo lo que se necesita saber para vivir estos cambios con confianza y bienestar.

La primera regla cambiará totalmente la vida de las niñas: empezar a menstruar, convertirse en una chica cíclica y tener  la capacidad de tener hijos. Este proceso requiere de una educación sexual adecuada porque tener la regla mola, pero hay que saber cómo funciona.

Con “La regla mola si sabes cómo funciona” las lectoras aprenderán:

  1. ¿Por qué la primera regla es tan importante?
  2. Conocerán nombres, funciones y posición de sus órganos sexuales
  3. Entenderán qué es el ciclo menstrual y cómo transforma a la persona
  4. Descubrirán qué es realmente la regla
  5. Conocerán recursos para poder disfrutar del placer de menstruar
  6. Sabrán qué opciones tienen para no mancharse
  7. Se adentrarán en la fertilidad
  8. Entenderán que la primera regla no llega por sorpresa
  9. Y podrán empezar un minidiario ilustrado y guiado al final del libro para completar con sus registros sobre la adolescencia

TENGO ALGO QUE CONTAROS

La conmovedora carta de la profesora Bea Galán a sus alumnos después de pasar el curso más extraño de sus vidas.

El confinamiento por la COVID-19 ha puesto a prueba el sistema escolar en una situación sin precedentes. Profesores, alumnos y familias han tenido que reinventarse para hacer frente a una nueva manera de aprender y de convivir. Esta es la emotiva carta de una profesora a sus alumnos después del curso más extraño de sus vidas.

«Se acaba el curso y tengo algo que contaros. Siempre tengo algo que contaros, en realidad. ¿No tenéis la sensación de que hemos estado confinados varios años, y al mismo tiempo, apenas unos minutos? ¿O de que algunos días parecen eternos mientras suceden, y luego, al volver la vista atrás, apenas los recordamos? ¿O de que algunas de las cosas que hemos vivido han durado tan solo unos instantes, pero han quedado grabadas a fuego en nuestra memoria?

Escuchadme, por favor: no vayáis nunca a mínimos. No os conforméis. Estoy absolutamente convencida de que existe una línea que une la bondad, la belleza y la inteligencia. Es una línea fina pero irrompible. No la subestiméis. Sed ambiciosos y exigentes, pero no con arrogancia, sino con humildad. Hay que ser muy humildes para darlo todo y hay que ser muy valientes para darse a los demás.»

TODOS DEBERÍAMOS SER FEMINISTAS

«Y hoy me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos. Y esta es la forma de empezar: tenemos que criar a nuestras hijas de otra forma. Y también a nuestros hijos.»

Después de la charla TED que se reproduce en Todos deberíamos ser feministas, Chimamanda Ngozi Adichie se convirtió en la portavoz del feminismo a nivel mundial. Esta nueva edición, ilustrada por Leire Salaberria, ayudará a difundir su maravilloso y revelador mensaje feminista y de igualdad entre las nuevas generaciones y el público familiar.

Y, PARA MÁS ADELANTE... ÉRAMOS UNOS NIÑOS

Fue el verano en que murió Coltrane… Los hippies alzaron sus brazos vacíos y China detonó la bomba de hidrógeno. Jimi Hendrix prendió fuego a su guitarra en Monterey… Fue el verano del amor. Y en aquel clima cambiante e inhóspito, un encuentro casual cambió el curso de mi vida: fue el verano en que conocí a Robert Mapplethorpe.

Corría el mes de julio de 1967 y eran unos niños, pero a partir de entonces Patti Smith y Robert Mapplethorpe sellaron una amistad que solo acabaría con la muerte del gran fotógrafo, en 1989. De eso habla este espléndido libro de memorias, de la vida en común de estos artistas, los dos entusiastas y apasionados, que cruzaron a grandes pasos la periferia de Nueva York para llegar hasta el centro neurálgico del nuevo arte. Fue así que acabaron instalándose en el hotel Chelsea y se convirtieron en los protagonistas de un mundo hoy ya perdido donde reinaban Allen Ginsberg, Andy Warhol y sus chicos, y se creaban las grandes bandas de música que marcaron los años finales del siglo XX, mientras el sida hacía estragos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *