La maternidad real de Alma Obregon

LA MATERNIDAD REAL DE ALMA OBREGÓN

Bienestar Estilo Gastro La realidad Maternidad Para leer

Por mucho que nos empeñemos, la vida no es siempre de color de rosa. Aunque nos empeñemos en pintarla a través de los cristales de nuestras gafas.

Si te dicen: «Alma Obregón» estoy convencida de que, automáticamente contestas: «¡cupcakes!». Y es que Alma se ha ganado un lugar en el podio de la repostería tras años y años cocinando desde las pantallas de nuestros televisores, publicando recetarios e impartiendo cursos en su taller en Madrid.

Pero además de la faceta más pública de Alma se encuentra una mujer formada en Comunicación Audiovisual y Pedagogía del Violín. Apasionada por la repostería, se formó en Europa y Estados Unidos. Además de eso, es una consumada deportista -no obstante, el deporte ha jugado un papel fundamental en su recuperación física y psicológica en varios momentos de su vida-, corredora de maratones (corrió las de Boston y Nueva York al poco de nacer sus hijos, respectivamente).

Alma, además de empresaria dedicada a su vocación y deportista fiel, es madre de dos niños llamados Bruno (4 años) y Lola (1 año). La maternidad para ella no ha sido un camino de rosas, aun con su tendencia vital hacia la dulzura: ha sufrido muchos de los inconvenientes que un embarazo conlleva, incluyendo un aborto espontáneo. Tras su experiencia decidió contar sus avatares sobre el embarazo, el postparto y la crianza en un libro titulado Maternidad real. El subtítulo es algo que nos une a todas: «lo que nadie me contó sobre la experiencia más emocionante de mi vida».

Alma cuenta con otro jugador en su equipo: su marido Lucas, que se ha encargado de redactar el epílogo del libro. Este breve epílogo es la muestra de que las experiencias maternas/paternas son únicas para cada uno de nosotros, pero que guardan muchas cosas en común con el resto de experiencias, las  experiencias de todos los que tenemos hijas o hijos.

HAZ CLICK EN LAS IMÁGENES PARA VER TODA LA ENTREVISTA

X

MI TRABAJO ANTES Y DESPUÉS DE SER MADRE

Mi trabajo sigue siendo el mismo (imparto cursos en mi academia de pastelería, soy jefa de producto en Cookies and Dreams y suelo estar metida en escribir algún libro de recetas o grabando algún programa de televisión), lo que pasa es que he reducido el número de horas que le dedico al día (antes me pasaba el día, literalmente, trabajando y ahora intento no pasarme de las 8 horas diarias) y también he ajustado mis horarios todo lo que he podido para facilitar la conciliación. En ese sentido, me siento afortunada de ser mi propia jefa y hacer equipo con mi marido que también considera la conciliación como un tema de dos. Sin duda la maternidad ha afectado de forma radical a la manera en que me organizo y también ha ayudado a que separe vida personal y trabajo, algo que antes no hacía.

CONSEJOS DE MIS PADRES

He tenido la suerte de tener unos padres que siempre se han entregado al máximo en nuestra crianza. De ellos el mejor consejo que he recibido es el de disfrutar a cada momento de mis hijos y recordar que cada instante no vuelve. Siempre nos han educado en el cariño y en el respeto y ahora es mi turno hacer lo mismo con mis hijos.

LA HUELLA DE MIS HIJOS ENMI TRABAJO

Sin duda, la llegada de Bruno y Lola ha marcado mi trabajo. Por ejemplo, me han hecho interesarme mucho por la repostería para peques, algo que nunca antes me había interesado. También el nacimiento de Lola me inspiró para lanzar una pequeña línea de ropa infantil respetuosa, Alma Libre, que confeccionamos aquí en España con mucho cariño y que, sin duda, es algo que nunca hubiera pensado hacer antes de ser mamá. Tampoco habría pensado nunca que iba a escribir un libro sobre maternidad. Creo que el universo de la maternidad, la crianza y la infancia es súper inspirador y enriquecedor.

LO MEJOR Y LO PEOR DE LA MATERNIDAD

Lo mejor es tener en mi vida a Bruno y Lola. Son lo mejor que me ha pasado, les adoro. Es un amor incondicional que nunca había podido imaginar. Ver el desarrollo de una personita desde cero es una experiencia fascinante. Lo peor, quizá, es el sentir muchas veces que por el trabajo o por las diferentes actividades no puedes dedicarles todo el tiempo que desearías. Y, sin duda, las enfermedades. Cuando están malitos es como sentir que una parte de tu cuerpo está fuera de ti y que no puedes controlar lo que va a pasar. Hemos tenido ya dos veces ingresado a Bruno y ha sido muy duro.

LUCAS Y LA IMPORTANCIA DE CONCILIAR

Me siento muy afortunada porque Lucas es una persona muy familiar y desde el primer momento se ha involucrado al 100% en la crianza. De hecho, al poco de nacer Bruno, y en vistas de que su horario de trabajo le impedía verle y que no le permitían ningún tipo de reducción de jornada, decidió dar el salto, dejar el trabajo y emprender para así poder conciliar mejor. En ese sentido hemos sido siempre un equipo y es algo que intento visibilizar a diario en mis redes sociales (y que he intentado reflejar en el libro) porque, al final, es fundamental que nuestra pareja se involucre en la crianza para poder afrontar todos los retos que plantea a diario. Si estamos unidos, si remamos juntos, siempre va a ser más llevadero que si uno de nosotros siente que lleva todo el peso. Los momentos duros, cansados, se superan mejor como un equipo que en solitario. 

SUPERAR LA ANOREXIA GRACIAS AL DEPORTE

En mi caso, el deporte tuvo un papel fundamental en mi recuperación. Descubrir el running me hizo valorarme más, ver que era capaz de mucho más de lo que podía soñar y, sobre todo, empezar a ver la comida como un aliado para esa afición que me cautivó. Comencé a ver la comida como un combustible para mis entrenamientos, no como un enemigo. Me costó muchos años volver a tener una relación sana con la comida y confieso que una de las partes que más me cuesta del embarazo es el aumento de peso inicial, cuando aún no tienes “barriga” pero el cuerpo empieza a cambiar y te sientes hinchada y pesada. Normalizar todo ese cambio corporal me supone un esfuerzo extra, y no voy a negar que ver cómo se apilan los kilos me supone cierta ansiedad en algunos momentos que me recuerda a tiempos pasados. Pero saber que se debe a que estoy creando vida en mi interior siempre me ayuda a encauzar esos sentimientos y aceptarme mejor.

HABLAR DEL ABORTO

Creo que lamentablemente es un tema del que no se habla lo suficiente. Yo tuve mi pérdida sabiendo que podía pasar, ya que mi madre había sufrido tres en su día y a que en mi entorno conozco varias mujeres que lo han pasado… pero eso no mitiga el dolor. Creo que se sigue hablando poco del tema, quizá por lo doloroso que es, pero también porque se ha relegado a la esfera de la intimidad y eso añade aún que la pérdida sea más dolorosa al no poder compartirla. Muchas mamás desearían hablar de su dolor pero creo que a veces desde la sociedad no se da la respuesta adecuada. Son muchos los que le quitan importancia y la respuesta, en lugar de ser de consuelo y de apoyo, tiende a ser un “ya te quedarás embarazada otra vez”. Es una experiencia extremadamente dolorosa que solo quien lo ha vivido puede entender.

LA POPULARIDAD: UN ARMA DE DOBLE FILO

Al principio me afectaba mucho, muchísimo, pero precisamente fue a raíz del embarazo de Bruno, durante el que tuve un disgusto fuerte en Instagram, cuando decidí, en primer lugar, tomarme un respiro de las redes sociales y, después, darle a esos comentarios la importancia en mi vida que realmente tienen. He aprendido a relativizar, a tomar aquellas críticas que son constructivas para mejorar y a ignorar los comentarios que solo se hacen con la intención de ofender. Sin duda, al ser madre, el número de consejos no solicitados se multiplican (tanto en persona como en la redes sociales) y hay que aprender a separar lo que nos vale de lo que no aporta. Es difícil, pero hay que hacer el esfuerzo porque si no la vida se hace imposible.

MATERNIDAD REAL

Este es un libro optimista sobre la experiencia de la maternidad que respira el espíritu fresco e inimitable de su famosa autora. Alma Obregón deja por un momento la repostería, que tanta popularidad le ha dado, para reflejar con naturalidad y sin pretensiones su vivencia con dos bebés muy diferentes: Bruno y Lola. Con ellos está cumpliendo un deseo vital de ser madre, sin haber dejado nunca de lado su carrera profesional o sus anhelos personales. Aquí nos cuenta cómo lo ha conseguido.

One thought on “LA MATERNIDAD REAL DE ALMA OBREGÓN

  1. Alma Obregón sigo tu trabajo como repostera desde q estudiabas fuera y horneabas tus primeros cupcakes,realmente nunca dejas d soprender,t he visto en canal cocina,Instagram…por supuesto debi d ser d las primeras en comprar» objetivo un cupcake perfecto » q creo q fue la decilicia d todos mis familiares cuando estuve todo el embarazo d mi 2 hijo sin trabajar,sin ninguna duda estoy deseando leer tb este libro sobre la maternidad,porq estoy segura q reflejara la superación,la satisfacción q conlleva la crianza,porq no se trata d ser todopoderosas,sino d ser equipo d q padres y madres participemos conjuntamente, y dejen d considerar q se es peor madre x delegar o x trabajar.
    Soy madre SI pero tb mujer hija amiga trabajadora,tb tengo un compañero d vida q m necesita y tb necesito tiempo para mi,ser un equipo es un gran alivio,ojala muchas más parejas consigan verlo asi en adelante,seguro q este libro es d gran ayuda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *