(c) My Little Cozmo

MY LITTLE COZMO: ROPA, MUJERES Y CUIDADOS

Estilo Moda
Victoria Gabaldón
Últimas entradas de Victoria Gabaldón (ver todo)

Había una vez una mujer, Núria, que soñaba con diseñar. Lo hizo. Como diseñadora, soñó con tener su propia marca. Lo hizo. Quería unir su amor por los niños con su pasión con el diseño. Lo hizo. Pasó de visitar talleres en China a implicarse en el mundo de la confección en Barcelona. Para ello, se rodeó de otras mujeres, todas ellas madres. Así nació My Little Cozmo, una firma de ropa para niños ética, sostenible y moderna, íntegramente confeccionada en Barcelona, con tejidos orgánicos y con el objetivo de cuidar tanto la piel de los más pequeños como el medio ambiente que nos rodea.

A día de hoy, el equipo de My Little Cozmo sigue formado, en exclusiva, con mujeres que, además, son madres. Son 12 y se ocupan del diseño, fabricación, gestión y marketing de la firma, sin perder de vista el enfoque artesanal en el tejido, teñido y lavado de las prendas que producen.

Desde 2014 hasta nuestros días, son muchas las madres que, alrededor del mundo, aprecian el diseño y la fabricación artesanal de las prendas de My Little Cozmo. Entre ellas, curiosamente, una de las tribus más famosas del mundo: la de las Kardashian: «Fue un golpe de suerte: nos enviaron un mail, una noche. Al principio, no nos lo creíamos. Querían comprar prendas a través de su asistente. Kim fue la primera en hacerse con nuestras prendas. La segunda fue Khloe. Les gusta la ropa que hacemos y siguen comprando cada temporada. Nos llamó la atención lo maternales que son, fuera de todo el circo mediático que las rodea. Escogieron nuestro negocio porque éramos una firma artesanal, porque nunca les habíamos pedido nada a cambio», nos cuentan Elin Vigren (directora) y Núria Iracheta (diseñadora).

Hablamos con ellas para saber cómo es su día a día en un negocio sostenible, unido al territorio y formado íntegramente por madres.

HAZ CLICK EN LAS IMÁGENES PARA VER TODA LA ENTREVISTA

X

LA HISTORIA DE MY LITTLE COZMO

La empresa fue fundada en 2014 por nuestra diseñadora, Núria.

Desde el inicio de la marca, Núria siempre tuvo la idea de que quería traer algo diferente al mercado, una marca que hiciera las cosas de una manera diferente. Teniendo mucha experiencia en la industria (moda de mujer) y siendo mujer y madre, le resultó muy difícil encontrar ropa para niños moderna, de calidad y éticamente responsable. Hablando con amigos y familiares, descubrió que muchos tenían una experiencia similar. Había muchas marcas para niños, pero pocas o ninguna cumplía con los 3 aspectos. ¿Dónde estaban las opciones? Hoy en día, se habla cada vez más sobre sostenibilidad, ética y producción local, pero en ese entonces no había muchas marcas trabajando con estos como pilares básicos y, al mismo tiempo, ofreciendo diseños modernos e diferenciales.

Con los años, la marca creció y en 2019 se unió al proyecto un taller de confección experimentado con 8 mujeres a cargo de la producción, junto con el cambio de propiedad de la empresa. En 2020, tanto yo (Elin) como Ana, que lideramos la empresa, unimos fuerzas. Algunas de nosotras nos conocíamos de antes y otras no, pero había una mezcla y, de alguna manera, todos teníamos este vínculo de conexión que finalmente nos unió a todas.

Entre Núria y el resto de mujeres que nos unimos después  compartimos esta manera de pensar y los pilares básicos y creemos que juntas podemos crear este “cozmo” diferente, mejor y más consciente para los niños. Pensamos en ella como un estilo de vida más responsable e consciente.

UN OBJETIVO: EL CUIDADO

En My Little Cozmo, nos preocupamos por los niños, las mujeres y el planeta. Nuestro objetivo es que todo lo que hacemos, lo hagamos de forma consciente y responsable, reduciendo al mismo tiempo nuestra huella ecológica. Lo llamamos Cozmo Care y se aplica a toda nuestra organización y actividades.

Tenemos una promesa: ofrecer una moda infantil consciente que sienta bien a nuestros pequeños y el ‘cozmo’ que nos rodea. Queremos hacer ropa que cuide tanto a las mujeres como al planeta durante todo el proceso.

Nos encanta trabajar con fibras orgánicas y nuestra proporción de ropa sostenible aumenta constantemente.

Sin embargo, nosotras, junto con toda la industria textil, nos enfrentamos a grandes desafíos: el consumo de electricidad y agua, el uso de pesticidas y otros químicos, el consumo actual de moda rápida (subutilización de la ropa y la poca conciencia del reciclaje) y la falta de diversidad entre otros. Sabemos que hay un largo camino por recorrer antes de que la industria de la moda infantil sea consciente y sostenible, y en My Little Cozmo, todavía tenemos que lograr nuestros objetivos también. Pero estamos decididas a asumir los desafíos y estamos convencidas de que las cosas pueden cambiar. Creemos que el futuro de la moda infantil es más brillante y responsable.

Muchos consumidores no reparan en el país de procedencia de la ropa de sus hijos, pero sabemos que muchas veces, entretejidas de manera invisible en la tela de la ropa que usan, hay historias tristes de personas, a menudo mujeres, que trabajan en condiciones donde los derechos laborables son inexistentes. Al apoyarnos mutuamente como mujeres e ir juntas, creemos que podemos cambiar eso y nuestro objetivo es hacer las cosas de una manera diferente, una moda más consciente e responsable. Al producir en casa y localmente, podemos mantener a mujeres empleadas y también saber que se cumplen las leyes laborales de la UE.

Considerándolo todo, también creemos que el proceso artesanal detrás de la creación de una marca de moda “slow fashion” debe de ser más reconocida y que es una profesión tradicional de la mujer que no está suficientemente valorada.

BENEFICIOS DE LAS FIBRAS NATURALES

Los principales beneficios de utilizar fibras naturales y ecológicas son: la transpiración,  las propiedades higiénicas o el tacto natural.  El tacto suave, sedoso y natural de fibras naturales y ecológicas no suelen causar sensaciones de picor o incomodidad al usarlos. Además, el uso de productos hechos con fibras naturales son una opción más responsable porque los procesos industriales y la energía que se necesitan para conseguir los tejidos y telas son más sostenibles, ecológicos, y no generan tantos residuos como los procesos de producción de los tejidos de fibras sintéticas. Además, al ser libres de residuos químicos tóxicos, las alergias en la piel son prácticamente inexistentes. Tenemos que tener en cuenta que un bebe y un niño tienen la piel mucho más sensible y delicada que un adulto.

Por otro lado, la compra de algodón orgánico contribuye al cuidado del medio ambiente y a un mercado más justo. En la fabricación de algodón orgánico no se utiliza pesticidas, insecticidas ni productos químicos agresivos o perjudiciales para el medio ambiente ni para para las personas que lo utilizan. En este sentido, las ventajas sociales de comprar prendas fabricadas con este material son varias, ya que no sólo contribuye a su salud y bienestar, si no que ayudamos a potenciar un mercado más justo y solidario, respetamos la naturaleza y contribuimos a mantener un desarrollo sostenible. En general, a crear un mundo mejor.

LAS PRENDAS ESTRELLA

Entre los bebés, las prendas estrella son nuestras camisetas básicas, principalmente porque están hechos en materiales muy suaves y cómodos y también son muy fáciles de combinar. También gustan mucho nuestros “one pieces” (como los bodysuits, petos y rompers), básicamente porque vistes al bebé con una única prenda y con un diseño único que realmente hace destacar su vestimenta de una manera diferencial.

En la colección de niños también suelen ser muy populares las camisetas o jerseys: son super cómodos y muy fáciles de combinar. Al final, los padres muchas veces tiran por las cosas simples, algo que les facilita las cosas. Nuestros vestidos o blusas con detalles románticos también suelen tener mucho éxito ya que son prendas muy características de la marca.

UN EQUIPO DE MUJERES

En nuestro caso, dado que somos mujeres de diferentes edades, formar relaciones laborales y personales, en general, asociarnos entre mujeres junior y senior ha sido increíblemente beneficioso, podemos aprender mucho unas de otras. También nos permite entender muy bien las necesidades que tenemos ya que todas somos madres: en este sentido, nos ha permitido tener flexibilidad en términos de conciliación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *