CÓMO EVITAR LA VIOLENCIA OBSTÉTRICA

Bienestar Para leer Salud emocional Salud física Salud mental

De violencia obstétrica hablamos mucho y hablaremos todavía más. Todo, con el fin de evitar que las mujeres sigan sufriéndola a día de hoy. Y si la siguen sufriendo es porque no saben lo que es, porque necesitan más información.

Yo he sufrido violencia obstétrica y presumo de ser una mujer interesada en sus procesos vitales. Vi un montón de documentales de partos durante mi embarazo. Acudí a las clases de preparación. Leí libros. Pero en ninguno de esos lugares encontré la información que necesitaba. En ninguno de esos sitios me enseñaron a poner nombre a lo que más tarde sufrí. Lo peor de todo es que no supe nombrarlo hasta dos años después de mi último parto.

Las mujeres embarazadas somos vulnerables por partida doble: por embarazadas y por mujeres. Por fortuna, cada vez más mujeres demandan más información. Por fortuna, cada vez más profesionales de la salud son conscientes de la tremenda importancia del cuidado de la mujer durante el embarazo y en el momento de parto. No podemos seguir pensando en el parto como un mero trámite: es un momento importantísimo tanto para la madre como para la criatura y de su éxito dependen la salud emocional y física de ambos.

Preguntamos al matrón Emilio Bastida, autor del libro Mi parto en casa, cómo podemos evitar ser víctimas de violencia obstétrica. Él se ha especializado en acompañar a las mujeres y sus familiares durante el embarazo, el parto y el puerperio a través del respeto, la evidencia científica y la información. Él nos da las siguientes claves para no sufrir innecesariamente lo que no debemos:

La información es la base del conocimiento y del poder. Una mujer conectada con su proceso, responsable de su cuerpo y capaz de tomar decisiones puede controlar su proceso al 100%.

La violencia obstétrica proviene de la institución por llevar a cabo protocolos obsoletos y desactualizados en contra de las recomendaciones de la evidencia científica. También de profesionales individuales que siguen sin actualizarse y creen en tener el poder durante el proceso. 

Sabiendo la realidad de lo que sucede podemos actuar sabiendo a lo que nos enfrentamos para luchar contra ello realizando lo siguiente:

-Asistiendo a preparaciones a la ma-paternidad conscientes y de calidad que estén impartidas por matronas con una visión fisiológica del parto y que puedan demostrar que están actualizadas de la última evidencia. Se debe solicitar el programa del curso para tomar una decisión a dónde asistir. 

-Recibiendo información de calidad de matronas y ginecólogas (conscientes y con criterio profesional) que dedican su tiempo de forma altruista en las redes sociales.

-Elaborando un plan de parto detallado y registrarlo en el hospital para que quede constancia de tus preferencias. 

-En el caso de desear algo que a priori puede generar conflicto aconsejo siempre concertar una cita con la supervisora del paritorio o jefa de servicio para llegar a compromisos y negociar antes del parto. 

-Reclamando siempre tras el parto todo lo que no haya funcionado de la manera que se haya deseado porque considero que es la única manera de modificar hábitos y procedimientos en el futuro que pueden volver a afectar si se vuelve al hospital tras otro embarazo o a nuestra red de familia, amigas o propias hijas. 

 

X

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Most popular