silvia marte vulnerables

SILVIA MARTE: “VULNERABLES ES ROMPER UN SILENCIO QUE NOS DEBILITA”

Escrito por:

Silvia Marte (Murcia, 1985) es una fotógrafa que se define, además, como feminista, activista y madre. Licenciada en Comunicación Audiovisual, tiene un máster en dirección de empresas y se ha formado, también, en fotografía y gestión cultural. Tras trabajar en Inglaterra, Madrid y Nueva Delhi, a su vuelta Murcia (2014), Silvia emprendió junto con David de Flores su proyecto empresarial, La Cámara Roja, empresa referente en Murcia que aúna los servicios de escuela de fotografía, laboratorio digital fine art, galería y productora audiovisual. Especializada en retrato documental, siente pasión por la escritura y, en su trabajo más personal, combina la fotografía con la investigación sociológica para unir sus dos grandes intereses: la mujer y el activismo en la defensa de los derechos humanos. Silvia confía en el gran potencial de su trabajo para ir más allá de la fotografía, convirtiéndose en una herramienta para el cambio social, que promueva el diálogo y desafíe los prejuicios culturales y patriarcales.

Su último proyecto, Vulnerables, denuncia a través de dos lenguajes narrativos como son la imagen y el testimonio la existencia de la violencia obstétrica. Hemos hablado con Silvia para saber más sobre su trabajo y sus motivaciones.

¿Cuántos hijos tienes y de qué edades?

Soy mamá de Tristán de 5 años e Indira 1 añito, casi 2. Además, soy madrastra de dos niñas maravillosas, Lucía y Sofía.

¿Qué es, para ti, lo mejor y lo peor de la maternidad?

Ambos polos están muy conectados. La maternidad está llena de luces brillantes y cegadoras, como de sombras aciagas que, según mi experiencia, se abrazan y dan paso las unas a las otras. Y tras más de seis años de esta aventura, destacaría la privación de un espacio mental, físico y espiritual propio. La entrega sin límites, la falta de control, de autocontrol, el aislamiento social, el distanciamiento con mi pareja, ver el mundo con ojos nuevos. Sentir distinto. No podría hacer una lista de pros y contras, ya que las mayores dificultades me han llevado a conocerme de una forma más sabia, sana y consciente. Y gracias a atravesar todas esas sombras siento que cada vez estoy más cerca de mí. ¡Toda una revolución esto de maternar! Y más aún cuando el contexto social, económico y político lo hace tan difícil. 

¿Cómo era tu trabajo antes de ser madre? ¿Y después? ¿Sufrió cambios significativos?

Cambió por completo. Antes de ser mamá ya era fotógrafa, pero me daba miedo enfrentarme a una sesión. A veces, me ponía hasta enferma ante la posibilidad de fracasar. Tras mi primer parto, que afortunadamente fue natural como yo deseaba y a pesar de todo conseguí que fuera una experiencia bellísima y muy empoderadora, mi yo profesional dio un giro de 360º. Parir y verme alimentar a mi bebé solamente con mis pechos me ayudó a relativizar todo, me sabía capaz de afrontar cualquier situación tanto laboral como vital. Diría que desde entonces casi nada me parece realmente importante o lo suficientemente grande para hacerme pequeña. Sin duda fue un cambio vital enorme, un antes y un después en lo laboral y en todo lo demás. 

¿Qué es Vulnerables?

Vulnerables es un proyecto personal que llevo desarrollando desde hace más de un año. En él visibilizo y denuncio la violencia obstétrica a través del retrato y las entrevistas de sus víctimas. Vulnerables es el resultado de los últimos seis años de mi vida. Recuerdo que, en mi primer embarazo, no tenía referentes de otras mamás y me dediqué a leer mucho sobre todo ello. Diría que la semilla de Vulnerables es la incomprensión y el horror que siento cuando entiendo la enorme brecha que hay entre la experiencia maternal real y la patologización de la misma. Tras vivir en mi propia piel y la de mi bebé la falta de acompañamiento y empatía durante el parto, intervenciones no deseadas como una episiotomía o que se llevaran a mi bebé, es cuando empiezo a identificar el mismo dolor y la misma herida en casi todas las mujeres que se convierten en mamás en mi entorno. Vulnerables es romper un silencio que nos debilita y alimenta la violencia estructural. Es sororidad, un acto de generosidad, unión y valentía. Es también una revolución, que convierte el dolor y la injusticia en luz y esperanza. 

¿Cuáles son tus objetivos al presentar este trabajo?

Los objetivos son numerosos. En primer lugar, pretendo que esta enorme problemática de salud pública que supone una grave vulneración de derechos humanos a la que nadie debería ser ajena, ya que todos y todas venimos de un parto, sea reconocida por la sociedad en general y por el sistema político, judicial y médico en particular. Es necesario conseguir un espacio de reflexión por parte de todos los actores implicados. Con el vídeo documental pretendo unir las voces y el coraje de estas mujeres y ser altavoz, para que su verdad llegue a cuantas más personas mejor, sea irrebatible y no pueda volver a ser negada. Para ello mi intención es retratar y recoger los testimonios de una gran número de víctimas, al menos 100. 

Artísticamente, mi objetivo es retratar la vulnerabilidad. Considero que lográndolo conseguiremos conmover al espectador, hacer que empatice con el dolor a pesar de desconocerlo previamente y desde ahí impulsar el cambio de mentalidad que será lo que generará un cambio social real. Soy ambiciosa y pienso en Vulnerables como un relato global que tomará forma de exposición y de libro. De charlas en universidades y hospitales. Siento que el proyecto es grande e importante, sé que me llevará tiempo y mucha energía llevarlo a cabo y estoy dispuesta.  No tengo prisa porque confío mucho en su fuerza. 

¿Quiénes son sus protagonistas?

A día de hoy son 28 mujeres que ante una llamada por redes sociales para ser retratadas decidieron que querían formar parte de esto. En los próximos días serán algunas más, ya que continuo retratando. Algunas de ellas han querido ser retratadas junto a sus hijos e hijas quienes también han sido víctimas de violencia obstétrica. Algunas aparecen con los brazos vacíos tras haber sufrido una pérdida gestacional que ha sido agravada por la falta de humanidad en el trato recibido dentro del entorno hospitalario. 

Ellas, sin duda, son las protagonistas, quienes con su enorme generosidad y valentía han decido trasformar su dolor en luz que ilumine el camino de las que vendrán. 

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo y qué viene después?

Muy intenso desde el comienzo. Cuando propuse retratar a mujeres que hubieran sufrido violencia obstétrica recibí, en menos de 24 horas, más de 100 solicitudes desde diferentes ciudades e incluso países. Tanto que tuve que cerrar el cuestionario porque me quedé paralizada. Intuía lo que podría encontrar, pero en muchas ocasiones la realidad es mucho más terrible de lo que esperas. Me impresionó tanto el dolor que me llegó a través de todos esos relatos, que decidí documentarme y prepararme muy bien para comenzar a retratar. 

Cinco meses después, el estudio y yo estábamos preparados para ser sinónimo de seguridad y confianza y poder acoger todo lo que las víctimas iban a compartir. Y a partir de ahí no he dejado ni un solo día en pensar cómo puedo hacer para que sus voces y miradas lleguen a cuantas más personas mejor. Se podría decir que Vulnerables se ha convertido en una parte de mi importantísima y con la que he asumido un gran compromiso. 

Personalmente, no está siendo sencillo. Todas las horas que le dedico a Vulnerables provienen de mis horas de sueño o mi trabajo. Intento no restárselas al tiempo que comparto con mis hijos. Cuando tienes dos peques, una de ellos bebé y eres autónoma, no necesitas complicarte la vida aún más con un proyecto personal que te quita el sueño y el hambre. Pero lo cierto es que no he podido evitarlo, llevaba mucho tiempo queriendo hablar y queriendo escuchar. Tras superar mi segundo puerperio he sentido que era el momento de llevarlo a cabo. Y ha sido gracias al apoyo que estoy encontrando en mi entorno, principalmente por parte de mi pareja y también de mi madre y mi suegra, sin ellos 3 y su confianza en mí y en Vulnerables sería imposible, estoy muy agradecida, ¡os quiero mucho!

 

¿Quieres saber más sobre Vulnerables? Te ofrecemos una primicia de este trabajo aquí.

Si quieres participar, aquí encontrarás cómo hacerlo.

 

Escrito por:

Compartir:

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

VICTORIA GABALDÓN

Madre de Julieta y Darío, periodista y escritora. Creadora de MaMagazine, orgullosamente apoyada por una tribu de comadres poetas, escritoras, fotógrafas, creativas, ilustradoras, psicólogas, docentes y periodistas especializadas en maternidad.
Madre de Julieta y Darío, periodista y escritora. Creadora de MaMagazine, orgullosamente apoyada por una tribu de comadres poetas, escritoras, fotógrafas, creativas, ilustradoras, psicólogas, docentes y periodistas especializadas en maternidad.

Revista en papel

categorías

Categorías