Imagen: Annie Spratt

DECIDIR ABORTAR MÁS ALLÁ DE LOS 40

Escrito por:

¿Qué pasa cuando el predictor se pinta de rosa, tienes 44 años y no entraba en tus planes tener un tercer hijo?

A veces, la vida te enfrenta a situaciones en las que todo se tambalea.

Desde adolescente has oído que ningún método anticonceptivo es cien por cien fiable. Sí. Pero esto a ti no te iba a pasar, claro. Y mucho menos con más de 40 años, cuando las probabilidades de quedarte embarazada se reducen drásticamente.

Sin embargo, esta vez te ha tocado a ti ser la excepción a esas estadísticas. Estás encerrada en el baño de tu casa haciéndote un test de embarazo, y nada más caer una gota de orina, las dos temidas (o queridas, en otras ocasiones) rayitas rosas se pintan al instante. La cara que se te queda es de incredulidad: esto estará defectuoso, quizás no seguí bien las instrucciones, vamos a esperar un rato más por si desaparece la segunda rayita… Pero no. Tienes un retraso de casi ocho semanas que atribuías a los nervios por haber vivido alguna situación incómoda, al estrés, al inicio de la menopausia, o a cualquier otra razón más propia, digamos, de tu edad. Tampoco tenías ningún síntoma de embarazo. Es más, estabas feliz, radiante… como hacía tiempo que no te sentías (seguramente por efecto de las hormonas). Aunque tú misma lo atribuyeras a unas vacaciones en familia de sol y playa después de meses de confinamiento.

Podrías haberte hecho el test de embarazo durante esos días, como insiste tu pareja y padre de tus dos otros hijos, pero “¿para qué? ¿y si saliera positivo? Entonces sí que se nos fastidiarían estas felices vacaciones”. Además, le repito, es imposible que esté embarazada, las probabilidades son ínfimas, casi inexistentes: por la edad, porque siempre tomamos precauciones… “desde luego, si lo estuviera, sería un caso digno de ser publicado en revistas científicas como Nature”. Me permitía incluso hacer bromas, como ponerle un nombre o decir que esa incipiente barriguita sería efecto del pescaíto frito y las cañitas. Así que, por el momento, nos olvidamos del tema y nos concentramos en disfrutar al máximo de las vacaciones. Y fuimos dejando pasar los días, porque suponía que me acabaría viniendo la regla y el problema se resolvería.

Pero mi pareja seguía inquieta. Quizás yo también. Por eso, ya una vez de vuelta a casa, me hice al fin el test de embarazo. Y, de repente, esa tarde de mediados de agosto cayó una tormenta inesperada sobre nosotros. Yo me hundí. Porque ese no era mi plan en esos momentos. De hecho, mis planes de futuro eran totalmente diferentes. Anhelaba una vida propia. Iba a cambiar de trabajo; mis dos hijos habían crecido (ya tenían 11 y 8 años) y no necesitaban tanta atención como antes, tras años dedicados a ellos sin ninguna ayuda externa y un apoyo más bien escaso de lunes a viernes por parte del padre. Además, seguramente tampoco estábamos viviendo nuestro mejor momento como pareja.

Por todo ello, y mucho más, no quería volver a ser madre. A pesar de que se cruce por tu mente la idea de tener de nuevo a un bebé en brazos (porque esta sí será tu última oportunidad de volver a sentir esa sensación de llevar dentro un pequeño ser vivo, aunque sea por caprichos del destino).

Afortunadamente, en apenas unas horas empiezas a verlo con claridad (aun viviendo rodeada de un mundo de incertidumbres). Una de tus mejores amigas, desde el otro lado del charco, te ofrece un poco de luz: “vives en un país civilizado, donde las mujeres tenéis derechos reconocidos, como el aborto, y podrás  hacerlo con total seguridad. Ni lo pienses. Ahora no es tu momento”.

Y lo cierto es que tanto mi pareja como yo no queríamos volver a entrar en la rueda de la crianza: verse de nuevo pasando las tardes en el parque, las noches sin dormir, los pañales, las reuniones de padres y madres en la guardería, etc. Todo ello con una edad en la que las fuerzas (y la paciencia, las ganas…) ya empiezan a flaquear y teniendo en cuenta que además podría convertirse en un embarazo de riesgo, tanto para mí como para el bebé. Aunque, sin lugar a dudas, la razón principal por la que decidimos que no debíamos seguir adelante no fueran los potenciales riesgos.

Enseguida nos informamos de las posibilidades que ofrece la ley actual para una interrupción voluntaria del embarazo, donde ya no se hace necesario alegar motivos, riesgos e informes, sino que se trata de una decisión libre de las mujeres. Incluso en España un derecho sufragado por los servicios públicos de salud.

La decisión estaba tomada. No tenía ningún sentido seguir adelante, yo no quería ser madre. Sobre todo cuando de nuevo el mundo se abría ante mí, empezaba a recuperar mi propia identidad, ésa que a menudo la maternidad logra arrebatarte: porque acabas convertida en la mamá de A y B y desapareciendo detrás de ese título, y todo lo que fuiste alguna vez, antes de tener hijos, parece ya que sucedió en otra vida.

Pero a pesar de tener una primera cita ya fijada en la clínica elegida para ir a abortar (aquella frente a un parque, donde, paradojas de la vida, has celebrado algunos cumpleaños infantiles), lo cierto es que sigues nerviosa y con sentimientos de culpa por haber tomado esa decisión, tú que por otro lado siempre defendiste el derecho al aborto en cualquier lugar del mundo. Porque abortar no es fácil para ninguna mujer, por muy convencida que esté de que quiere hacerlo.

Hacerlo con más de 40 años, además, te pone frente a la terrible contradicción de que mientras hay miles de mujeres de tu misma edad que están luchando por conseguir un embarazo, tú, en cambio, lo consigues sin ni siquiera pretenderlo y no tienes intención de seguir adelante. Y eso te hace sentir también mal.

Seguramente, la vida no sea del todo justa. Pero, a veces, la naturaleza sí es sabia. A las casi nueve semanas de embarazo, con la cita ya apuntada en mi agenda, tuve un aborto espontáneo. Y yo me alegré muchísimo de que así fuera, aunque suene horrible decirlo. Tras dos visitas a urgencias, comprobamos que todo estaba bien y que se había completado el aborto. Salvo por el fastidio de tener que terminar el verano sin baños en la playa o la piscina, la situación era inmejorable: habíamos evitado el paso por la clínica y también una intervención, aunque ésta fuera de bajo riesgo.

Haber pasado por este episodio me ha hecho ver de frente cómo, en algunas ocasiones, desde la sociedad damos por hecho que todas las mujeres deben sentirse felices por estar embarazadas. La inmensa mayoría de las veces por supuesto que es así. Pero ¿qué pasa cuando no? Tanto al irme a hacer la primera analítica de confirmación del embarazo, como al recibir la llamada del doctor para contarme los resultados, tuve que oír unos cuantos “enhorabuena” que, en mi caso, me dolieron, haciéndome sentir que estaba actuando mal ¿Por qué presuponer que es una buena noticia un embarazo, si desconocemos la situación personal que hay detrás de esa mujer?

Como he dicho, siempre he defendido el derecho al aborto. Lo considero un derecho fundamental para las mujeres y me siento realmente afortunada por vivir en un país donde está reconocido (tal y como me decía mi amiga) y donde podemos interrumpir nuestro embarazo sin correr ningún tipo de riesgo y, en mi caso particular además, con el apoyo de mi pareja.

Cuando fui contando la posibilidad de mi aborto a amigas cercanas, a las que conozco desde hace muchos años, descubrí que varias de ellas habían pasado por esto, en otros momentos de su vida y en otras circunstancias. Nunca me lo habían contado. Todavía a día de hoy les cuesta expresarlo, porque sigue siendo una decisión que parece que deba ocultarse, porque sigue acarreando culpa, y porque muchas veces lo hacemos en soledad.

Escrito por:

Etiquetas:

Compartir:

34 comentarios

  1. me siento 100% identificada estoy en la misma situacion 2 niños y embarazada 5 semanas con 40 años y habiento pasando el covid hace 2 meses. creia que estaba escribiendo yo esta carta . el lunes tengo cita para legrado aunq me dijo el gine que por la colocación del feto alomejor tenia aborto espontaneo , pero por si acaso me hare. gracias por tus palabras

  2. Qué importante dar a conocer la realidad de cómo vivimos las mujeres situaciones que el resto dan por hecho que deberían ser de una manera.

    Gracias por el artículo!

  3. Me dio algo de
    Paz leerte, yo me hice un aborto con pastillas, no se me agarro panico, no wueria cambiar mi vida, mis dos hijas son maravillosas, venia de un momento malo con la salud de mi papa y mi pareja me tiro todos los contras, pero me dio mucha culpa y hoy no tengo paz con ello, no se x momento soento qie soy la unica que hizo algo aso ciando todo el mundo lo desea, x momento poenso si mis dos hijas fueron lo mejor de mi vida xw lo hice, y a veces de tanto lastimarme encuentro un momento de paz donde digo bueno no estaba preparada, pero despues me vielve a invadir la culpa

    1. Me siento totalmente identificada, con 40 años dos hijas, fue muy duro enterarme que estaba embarazada, no lo podía creer pues estaba planificando con el dispositivo intrauterino desde hace 5 años, y mi período muy irregular, a veces duraba hasta seis meses sin la regla, por lo que para confirmar me hice una ecografía y ahí estaba, embarazo de 18 semanas, fue devastador, no la alegría que sentí con mis dos hijas, pensé los pros y contras y definitivamente, aunque la ilusión de un nuevo bebé podría ser una alegría, no me veía nuevamente criando, el tema económico, la situación del país, en fin, así que tomé la decisión junto con mi esposo de interrumpir el embarazo. El doctor me dijo que por mi edad y anteriores cesáreas, este embarazo podría ser un riesgo para mí, entonces no hubo más dudas, el aborto se realizó. Debo decir que he estado con mucha depresión, sintiéndome culpable de lo que hice, aunque hay un alivio, mi tristeza es demasiada y más porque soy de un país y familia religiosos donde lo que hice es muy mal visto.
      Ojalá existiera una red de apoyo a nivel mundial donde más mujeres contaran sus experiencias.

      1. Muchísimas gracias por compartir tu experiencia con nosotras. Es muy valioso conocer testimonios antes invisibilizados.

        Un abrazo,

        MaMagazine

      2. Hola! Estoy tan angustiada, tengo un atraso de 20 días, en mi país el aborto no es legal. Mi pareja vive en otro país. Tengo un hijo de 11 años y yo tengo 44. Tengo tanto miedo! No me siento preparada para ser madre en este momento. Solo cuento con mi hijo y no tengo a la mano a nadie que esté conmigo. El sueño de mi pareja es ser padre. El no tiene hijos, sin embargo reconoce el riesgo y dice que lo que más le importa es que tomemos la mejor decisión. Ni siquiera tengo una prueba positiva pero el solo hecho del retraso en la menstruación me tiene la vida vuelta al revés. Jamás pensé quedar embarazada. No estaba en mis días fértiles, mi pareja y yo nunca nos pusimos en riesgo, nos cuidamos. No sé cómo pudo pasar. Me siento tan sola y tan desamparada. Realmente no sé qué hacer… hasta hacerme la prueba me da pánico, porque de salir positiva se me vendrá el mundo encima.

    2. Hola María, soy Laura y mi caso es muy idéntico al tuyo no puedo lograr sentirme mejor y siento que soy una mierda de persona . Solo era para decirte que muchas estamos en la misma situación pero no se puede hablar porque la gente te tilda de mala persona entonces ahí es donde la carga es mucho más pesada.

  4. Hola, tengo 41 años y con 6 semanas de embarazo, me pasa lo mimo.No estoy feliz y a la vez tengo terror de pasar por el aborto.El procedimiento, sé la respuesta a mis preguntas y sin embargo deseo la opción C de perderlo.Tengo 1 hijo de 18 años y me siento tan ajena a ser madre…

    1. Gracias por compartir tu experiencia. Te enviamos mucho ánimo y estamos convencidas de que estás tomando la mejor decisión posible, que es la tuya y en la que nadie debe entrar a juzgarte.

  5. Me he planteado muchas veces que pudiese ocurrirme esto a mí, tengo dos hijas de 8 y 5 años, 38 años, estoy volviendo a recuperar mi yo mujer después de una crianza muy intensa (y feliz, todo sea dicho, porque yo elegí cuidarlas así y pude hacerlo como deseaba) y no quiero volver a pasar por el principio una vez más. Tengo claro que querría abortar y también que me sentiría culpable por hacerlo. Leer testimonios de gente que pasa por esto siempre ayuda, así que gracias por visibilizarlo 🙂

    1. Gracias a ti, Marta. Necesitamos experiencias, referentes y testimonios. Nuestras cosas, “las cosas de las mujeres”, no deberían hacernos sentir culpables.

  6. Conocí un chico por tinder y no me encontraba en mis días fértiles, quede embarazada de un desconocido, el aborto ha sido la opción primera, sin embargo creo que podría criar sola, pero estoy llena de miedos, tengo un hijo de 10 años y me acabo de cambiar de ciudad. Hay días que tengo el valor de criar este bebé que viene, pero hay otros días que pienso en el aborto. No se que hacer. Estoy de 6 semanas

    1. Hola Maya. Gracias por compartir tu experiencia con nosotras. La verdad es que creemos que la decisión que tienes que tomar es tan personal que no nos sentimos válidas para dar consejos. Solo queremos decirte que es una suerte tener opciones para decidir qué hacer y cualquiera que sea tu decisión, será la acertada porque será la tuya. Un saludo afectuoso,

      MaMagazine

    2. Me enteré hace 3 días que estoy embarazada. Tengo 40 años, no tengo hijos y no los quiero tener. Lo peor del caso es que está más grande de lo que pensé, porque también creía que era la menopausia o que tenía solo un retraso y ya. La otra semana tengo un aborto. Los sentimientos de culpa siguen ahí, no porque no lo quiera hacer, sip llegar a este punto de mi vida. Había tenido a mis 30 un aborto espontáneo y tal cual, me alegré, así suene cruel pero sentí mucho alivio. Otra vez pasar por esto y aunque más madura me da menos duro, no deja de ser frustrante. Espero que todo salga bien. Tengo 16 semanas y me urge ser libre como siempre lo he sido

    3. Necesito saber si la culpa se pasa con el tiempo nonpuedo mas con ella hace una semana tengo 44 años y se me cibo el mundo emcima

  7. Me gustaría saber con qué método anticonceptivo se quedo embarazada la mujer del artículo, solo curiosidad, saber si todos son igual de fiables. Yo estoy embarazada de mi tercer hijo y ha sido sin buscarlo también, pero es que nuestro segundo hijo solo tiene 6 meses… Ha sido un shock enterarme, porque pienso que es muy pronto, siento que no podré atenderlo teniendo al lado otro niño tan pequeño (y un hijo de 4 años). Nosotros seguiremos adelante, pero entiendo perfectamente la mujer del artículo.

  8. Hola yo paso por los mismo tengo dos hijos de 17 y 18 años respectivamente cuando me separé de mi pareja el tuvo otros dos pequeños que desde que regresamos a estar juntos como familia son parte de mi vida hoy tengo 42 y ya no me siento con esa energía y pasión que se requiere para recibir un nuevo bebé, pero muero de culpa y miedo.

  9. Gracias por compartir vuestro testimonio. Yo no tengo hijos. De hecho, en mi primer embarazo, perdí al bebé con 33 semanas. Fue en noviembre. Vuelvo a estar embarazada pero no estoy nada contenta. Creo q aún no estoy preparada y he empezado el embarazo enferma de covid, con lo que aún tengo más miedo a repetir la misma historia. Por todo ello, me planteo abortar y darme tiempo para recuperarme, no sin que me cause culpabilidad, remordimientos y temor a que ahora interrumpa y sea incapaz de volver a quedarme embarazada. Tengo 37 años.

    1. Que alivio leernos, compartir entre nosotras. Tengo 46 años, en 2 meses 47…la verdad fue un descuido, aparte de que supuestamente me dijo la gine que mis óvulos ya no valían que estaba en la premenopausia y no era el día fértil! Pero pasó. Soy pro aborto y feminista, pero cuando. Vi las 2 rayitas, no fue fácil, no por arrepentirme, la angustia me dolia, el no deseo, el pasar por este proceso de interrumpir el embarazo, ayer lo hice, salí llorando pero saben por qué? Harta de que debamos cuidarnos siempre nosotras, attavezar por el parto ya hace 16 años de mi hiijo un cesárea dolorosa, haberme cuidado siempre yo, pildora, parches, inyección, vivimos en mundo patriarcal, la mujer aguanta todo, encima la culpa? El remordimiento? Dolor? No señoras… Por suerte en España es legal y aprendí a que ahorano se juega, que se hagan una vasectomia temporal ellos, que inventen algo digo para las parejas fijas. Un abrazo a todas y ánimo. No estoy feliz. Estoy dolorida pero no es cierto que sienta culpa.

      1. Estoy muy de acuerdo con tu opinión. Tengo 48 y en estos momentos no sé si es la premenopausia o un embarazo. En una semana, si sigue así la cosa, me haré una extracción de sangre. Si estoy embarazada pediré cita y haré una interrupción del embarazo para que no interrumpa mi vida. Ni siquiera sería conveniente a nivel económico para una criatura, en estos momentos. Estoy bien sin hijos y así seguiré. Mi pareja está de acuerdo. Y también de no correr riesgos.

  10. Muchas gracias por el testimonio. Estoy en la
    Misma situación,tengo un hijo de 4 y otro de 1 y medio y ayer me enteré que estoy embarazada de nuevo sin quererlo,ni buscarlo. Estoy muy agobiada,porque no estoy preparada mentalmente ni fisicamente. Ademas del tema laboral,ya estoy haciendo malabares con 2 imagina con 3,y acaban de ascenderme. Mi pareja me apoya totalmente en la decisión que tomemos.Ahora mismo siento que no es el momento, y he pedido cita en elginecologo para informarme,pero me invade mucho la culpa y el miedo. Se que no será un proceso amigable. El haber leido esto,te ayuda a sentirte comprendida

    1. Hola Laura!! Acabo de leeros y estoy en tu misma situación!! Mañanas tengo cita con mi gine para informarme de la opciones que tengo!! Estoy muerta de miedo

  11. Hola!
    Tengo 1 niña de 7 años y un niño de 5 años. Me enteré en mi cumpleaños que espera el tercero, pero mi esposo y yo ya nos sentimos preparados para volver a empezar. Vivo en un país extranjero y no tenemos familia que nos apoye a criar a mis hijos. Ya mis dos pequeños demandan bastante tiempo y atención. Fueron traídos al mundo con mucho deseo. Ahora estoy en la camilla esperando interrumpir este embarazo.

    Es muy duro. Nunca pensé que iba a pasar por eso. Han pasado 5 años desde mi pequeño y me sentí tan identificada con este artículo.

    Si tienen un grupo de apoyo emocional acerca del aborto. Sería bueno saberlo

  12. Hola, tengo 43 años, separada hace un año y con dos hijas. Tengo nueva pareja desde hace un tiempo, antes eramos amigos. En semana santa pasé el covid, tomaba la píldora. Empecé con retraso, pensé q era por el covid q te trastorna, y con calores, ahí lo eche al achaque de la premenopausia. Pero un día empezaron las nauseas, me hice el test y positivo. Ahora estoy de 10 semanas, y el padre y yo no lo estamos pasando muy bien. Por un lado pensamos q no era el momento, el tiene una hija y yo dos, y el q no se lo tomen bien y todo eso es lo q nos hace pensar q no tenia q haber pasado. Por otra parte nos encanta los niños y estamos ilusionados (aunq el bajon de los otros hijos puede mas). Así q sino fuera por ese sentimiento por los hijos q ya hay estaríamos muy contentos. Pienso q si viene bien y aborto, no me lo voy a perdonar el resto de mi vida, me conozco. Así q así estoy, pasándolo mal, esperando q en la semana 12 me digan como va todo (en la 9 estaba todo genial,) pero en estos momentos estoy en un no querer y querer a la vez y me siento fatal.

    1. ¡Mucho ánimo! Como ves por este post y sus comentarios, hay muchas mujeres en el mismo tránsito y con infinitas dudas. Lo importante es, para nosotras, tener claro que tu decisión personal siempre es la más importante.

  13. Tengo 41 años y estoy embarazada de 5 semanas. Tenemos un hijo de 4 y una de 2. No entra en nuestros planes volver a ser madre y padre, siento que hemos logrado nuestra unidad familiar como la queríamos y no nos vemos ya con la energía de empezar una nueva crianza. Duele pensar en la criatura que llevo dentro, me siento mal de interrumpir su vida, me da una pena enorme pensar que estoy privando una vida. A la vez siento que tenemos una memoria genética que me hace sentir todo esto. Aunque me parezca una decisión fría optaremos por el aborto. Pienso que no debemos permitir que se nos juzge por nuestras decisiones, a la vez reconozco que del mismo modo no debo juzgarme a mi misma por decidir no llevar a cabo una nueva vida. Basta de juicios y de miedos, al final el corazón de cada una habla y el mío me dice que lo siente, que me perdone por favor, que le quiero y le doy las gracias para poder seguir adelante con el cuidado de mis hijos. Una mezcla de sentimientos con una realidad deseada. Cabeza clara y cuerpo sano, de la misma manera que sentimos culpa tenemos que saber perdonarnos. Animo a todas las que estáis en una situación similar.

  14. Hola tengo 30 años y tengo una relación a distancia con mi pareja por motivos laborales. Pensábamos que el tenía problemas para tener bebés ya que lo intento con su ex pareja y nunca lo logro, conmigo 3 años y nunca nos cuidamos porque dábamos por sentado que el no podría. Finalmente he tenido retraso y la prueba ha dado positiva. Estamos en shock y no queremos continuar con el embarazo, quisiéramos a futuro donde por lo menos vivamos juntos. Igual no dejo de sentir culpabilidad, esto nos ha caído como un balde de agua fría.

    1. ¡Hola! Mucho ánimo. Sabemos que es una decisión que provoca muchísimas dudas, pero de lo que estamos seguras es de que la decisión que tomes será la correcta.

  15. No se me oasa la culpa y la obsesion de haberlo echo tengo 44 años y no deseaba ser madre. Decirme si se pasará en algun momento

    1. Hola, María. Nosotras no podemos responder por ti, pero entendemos que si no deseabas ser madre y tomaste una decisión soberana, esa culpa pasará. Mucho ánimo y nuestro apoyo.

  16. Me siento tan identificada con el texto que lo podía haber escrito yo!! La diferencia es que aún no he decidido lo que vamos a hacer!! Tengo un. Niño de 5 y otro de 2 bastantes intensos justo el pequeño entro en la E,I y me sentía un pelín más liberada y más yo y ahora de nuevo he visto un positivo!! He pasado por dos abortos y se lo doloroso q es uno fue bioquímico y el primero acabo en legrado “huevo huero”ahora solo deseo que se produzca de nuevo otro aborto me siento tan mal que ni siquiera soy capaz de pensar!! Mañana tengo cita con mi médico de cabecera para informarme de las opciones!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados

VICTORIA GABALDÓN

Madre de Julieta y Darío, periodista y escritora. Creadora de MaMagazine, orgullosamente apoyada por una tribu de comadres poetas, escritoras, fotógrafas, creativas, ilustradoras, psicólogas, docentes y periodistas especializadas en maternidad.

Revista en papel

categorías

Categorías